El Papa felicita a Donald Trump - Alfa y Omega

El Papa felicita a Donald Trump

Francisco pide al nuevo presidente norteamericano que no se olvide de «los pobres, los marginados y los necesitados»

Redacción
El nuevo presidente norteamericano jura su cargo

Francisco pide al nuevo presidente norteamericano que no se olvide de «los pobres, los marginados y los necesitados»

El Papa Francisco felicitó a Donald Trump como nuevo presidente de Estados Unidos y lo animó a defender la dignidad humana y la libertad «en todo el mundo», inmerso en «graves crisis humanitarias».

«En un momento en el que nuestra familia humana está afectada por graves crisis humanitarias que exigen amplias y unidas respuestas políticas, rezo por que sus decisiones se guíen por los ricos valores espirituales y éticos que han formado la historia del pueblo americano», se puede leer en un telegrama difundido por la Santa Sede.

El Papa anima a Trump a mantener «el compromiso de su nación en la protección de la dignidad humana y de la libertad en todo el mundo», y expresa su deseo de que, bajo el liderazgo de Trump, «la estatura de Estados Unidos pueda seguir siendo medida sobre todo por su preocupación por los pobres, los marginados y los necesitados que, como Lázaro, se detienen ante nuestras puertas».

«Con estos sentimientos, pido al Señor para que le conceda a usted y a su familia, y a todo el amado pueblo americano, sus bendiciones de paz, concordia y prosperidad material y prosperidad», concluye el Pontífice.

Un mal comienzo

La felicitación del Papa invita, de algún modo, a abrir un tiempo nuevo unas relaciones que comenzaron con desavenencias. En febrero de 2015, en respuesta a la pregunta de un periodista, Francisco dijo que «no es cristiano» construir muros, en alusión a la porpuesta del empresario de levantar una barrera a lo largo de la frontera estadounidense con México. Por aquel entonces, pocos sospechaban que Trump ganaría las primarias republicanas y, posteriormente, las elecciones.

Trump salió al paso de estas declaraciones para tachar de «vergonzoso» que un Pontífice cuestionara la fe de una persona y recordó que el Vaticano está cercado por «murallas escandalosamente altas», si bien más tarde zanjó la polémica y calificó al papa de «tipo maravilloso».

Efe / Alfa y Omega