El Papa anima a promover la economía circular y las energías renovables en su mensaje a la FAO - Alfa y Omega

El Papa anima a promover la economía circular y las energías renovables en su mensaje a la FAO

Pide también que se promueva una agricultura sostenible y diversificada que tenga en cuenta a las comunidades locales

Fran Otero
Reparto de alimentos en Valparaíso (Chile) durante la pandemia. Foto: CNS

El Papa se ha hecho presente en la 42º sesión de la Conferencia de la FAO, que se celebra en Roma entre este lunes y el miércoles, con un mensaje en el que anima a aprovechar los efectos de la pandemia para «revertir el rumbo seguido hasta ahora» e «invertir en un sistema alimentario global capaz de resistir crisis futuras». Se ha referido también a la necesidad de garantizar que los sistemas alimentarios sean inclusivos, sostenibles y capaces de proporcionar dietas saludables y asequibles para todos, así de promover la economía circular y las energías renovables.

«El factor fundamental para recuperarse de la crisis que nos fustiga es una economía a medida del hombre, no sujeta solamente a las ganancias, sino anclada en el bien común, amiga de la ética y respetuosa del medio ambiente», ha afirmado el Pontífice.

En concreto, Francisco ha destacado la importancia de promover «agricultura sostenible y diversificada», en la que se tenga en cuenta a las comunidades rurales. Según ha afirmado, «es paradójico comprobar que la falta o escasez de alimentos la padecen precisamente quienes los producen».

Así, ha citado que tres cuartas partes de los pobres del mundo viven en las zonas rurales y para ganarse la vida dependen principalmente de la agricultura: «Sin embargo, debido a la falta de acceso a los mercados, a la posesión de la tierra, a los recursos financieros, a las infraestructuras y a las tecnologías, estos hermanos y hermanas nuestros están más expuestos a sufrir la inseguridad alimentaria».

En este sentido, ha pedido a la comunidad internacional que recurra «al potencial de la innovación» para apoyar a los pequeños productores y «ayudarlos a mejorar sus capacidades y su resiliencia». Y ha citado la cultura del cuidado como antídoto contra «la tendencia individualista y agresiva del descarte».

«Mientras unos pocos siembran tensiones, enfrentamientos y falsedades, nosotros, en cambio, estamos invitados a construir con paciencia y decisión una cultura de la paz, que se encamine hacia iniciativas que abracen todos los aspectos de la vida humana y nos ayuden a rechazar el virus de la indiferencia», ha añadido el Pontífice.

Las últimas palabras de Francisco a los participantes en la reunión de la FAO han sido para subrayar que no basta solo con programas, sino que se necesitan «gestos tangibles que tengan como punto de referencia la común pertenencia a la familia humana y el fomento de la fraternidad, gestos que faciliten la creación de una sociedad promotora de educación, diálogo y equidad».