El Papa a los nuevos obispos: «Tengan en sus ojos a Jesús» - Alfa y Omega

El Papa a los nuevos obispos: «Tengan en sus ojos a Jesús»

Francisco ha recibido a los participantes en el Curso de Formación para nuevos Obispos, organizado por la Congregación para los Obispos, en colaboración con la Congregación para las Iglesias Orientales

Redacción
El Papa Francisco en la Sala Clementina del Vaticano ante los obispos. Foto: Radio Vaticano

Francisco ha recibido a los participantes en el Curso de Formación para nuevos Obispos, organizado por la Congregación para los Obispos, en colaboración con la Congregación para las Iglesias Orientales

«Les pido que tengan escrupulosamente ante sus ojos a Jesús y la misión que le encomienda el padre, y que ofrezcan a la gente cuanto Él ha sabido dar, es decir, la posibilidad de encontrar personalmente a Dios, de escoger su vía y de progresar en su amor». Esta ha sido la petición que el Papa ha dirigido a los participantes en el Curso de Formación para nuevos Obispos, organizado por la Congregación para los Obispos, en colaboración con la Congregación para las Iglesias Orientales. Francisco les ha recibido este jueves en la Sala Clementina del Vaticano.

En su discurso, dirigido a los nuevos Obispos ordenados, el Santo Padre ha dado las gracias a los organizadores del encuentro porque el programa del mismo trata «de penetrar en el misterio del Episcopado mediante una de sus tareas centrales», que como ha señalado Bergoglio es la de «ofrecer a la grey el discernimiento espiritual y pastoral necesario para que este llegue al conocimiento y a la realización de la voluntad de Dios, en la cual reside toda plenitud».

Asimismo, el Pontífice ha profundizado en la vocación de los prelados. «Solamente quien es guiado por Dios tiene título y autoridad para ser propuesto como guía de los demás», ha dicho. A pesar de ello, ha advertido el Papa, «hay recordar al Señor que ante Él somos perennes jóvenes, que no saben cómo guiarse, e implorar el discernimiento en el juzgar en medio de su pueblo».

En este sentido, Francisco ha recordado que «el discernimiento nace en el corazón y en la mente del obispo a través de su oración, cuando pone en contacto a las personas y a las situaciones a él confiadas con la Palabra divina pronunciada por el Espíritu. […] Solo en el silencio de la oración se puede aprender la voz de Dios, percibir las señales de su lenguaje, acceder a su verdad».

Antes de concluir, el Pontífice ha animado a los nuevos obispos a «cultivar una actitud de escucha creciendo en la libertad de renunciar al proprio punto de vista, para asumir aquel de Dios».

Alfa y Omega