El Papa a los jóvenes centroafricanos que quieren huir: «Resistid, rezad y construid la paz» - Alfa y Omega

El Papa a los jóvenes centroafricanos que quieren huir: «Resistid, rezad y construid la paz»

El Papa Francisco terminó el domingo con una vigilia penitencial con jóvenes en la catedral de Bangui. Ante la tentación de huir, les animó a ser resistentes como el bananero

Redacción
Foto: AP

El Papa Francisco terminó el domingo con una vigilia penitencial con jóvenes en la catedral de Bangui. Ante la tentación de huir, les animó a ser resistentes como el bananero

«Algunos de vosotros quieren marcharse. ¡Huir ante los desafíos de la vida no es nunca una solución! ¡Es necesario resistir, tener la valentía de la resistencia, de la lucha por el bien!» Así respondía el Papa a un joven centroafricano que le saludó en nombre de todos los jóvenes que participaron en la vigilia penitencial después de la Misa en la catedral de Bangui. Poco antes, el Papa había confesado en al sacristía a algunos jóvenes, como signo concreto del Año de la Misericordia que acababa de inaugurar.

El Santo Padre hizo de su breve homilía un continuo diálogo con los jóvenes: él hablaba en italiano, y ellos respondían o repetían sus palabras en su lengua, sango. También aludió varias veces al bananero, que según el joven que le saludó es el símbolo de la juventud, porque no deja de crecer y dar vida, y es resistente. «Algunos de vosotros me preguntará: “Pero, padre, ¿cómo se hace para resistir?”»

Francisco resumió la respuesta en dos claves: rezar y trabajar por la paz. «¡La oración es potente! ¡La oración vence el mal!», exclamó, para añadir a continuación: «La paz no es un documento que se firma y se queda ahí. ¡La paz se hace todos los días! Es un trabajo artesanal, se hace con las manos, con la propia vida». El primer paso para construir la paz, continuó, es «no odiar nunca. Y si alguien te hace mal, intenta perdonarlo. ¡Nada de odio! ¡Mucho perdón! Y si no tienes odio en el corazón, si perdonas, serás un vencedor. Porque serás vencedor en la batalla más difícil de la vida, vencedor en el amor. Y a través del amor viene la paz».

Alfa y Omega