El impulso de los grandes ideales cristianos

«Un vivo consuelo experimenta Nuestro corazón al sentirnos presente en espíritu entre los numerosos fieles congregados en la grandiosa iglesia de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Los anales gloriosos…

Colaborador

«Un vivo consuelo experimenta Nuestro corazón al sentirnos presente en espíritu entre los numerosos fieles congregados en la grandiosa iglesia de la Santa Cruz del Valle de los Caídos. Los anales gloriosos de España, los encantos de su paisaje, lo que de grande y elevado se ha forjado con su dolor en los años duros del pasado, se han dado cita en ese hermoso valle, bajo el signo de la paz y de concordia fraternas, a la sombra de esa cruz monumental. ¡Cuánto Nos complace en esta solemne circunstancia alentar a los católicos españoles en su empeño de conservar íntegro y puro su fecundo patrimonio espiritual!

Testigo es la Historia de que los altos ideales cristianos dieron cohesión e impulso a sus antepasados para las grandes empresas; y de que, cuando decayeron tales ideales, se mermaron y debilitaron igualmente sus lazos de unión, poniéndose en peligro su límpida y heroica trayectoria secular. Nos alegramos de que la España que llevó la fe a tantas naciones quiera hoy seguir trabajando para que (…) el solar hispánico, que se ufana justamente de ser cuna de civilización cristiana y faro de expansión misionera, continúe y aun supere tales glorias, siendo fiel a (…) la realización del mensaje social del cristianismo, sin cuyos principios y doctrina fácilmente se resquebraja el edificio de la convivencia humana».

Juan XXIII
Del Mensaje con motivo de la consagración de la basílica, enviado el 5 de junio de 1960