El Gobierno y el Vaticano coinciden en la «preocupación por dar justicia a las víctimas de abusos»

La vicepresidenta Carmen Calvo informa al secretario de Estado vaticano que reformará el Código Penal para que los delitos de abusos sexuales no prescriban

Alfa y Omega
Foto: EFE/Presidencia del Gobierno

La vicepresidenta Carmen Calvo informa al secretario de Estado vaticano que reformará el Código Penal para que los delitos de abusos sexuales no prescriban

Los abusos sexuales a menores, el régimen fisca de la Iglesia en España, las inmatriculaciones o la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos son algunos de los temas que han tratado la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, en la reunión «extremadamente cordial» que han mantenido esta mañana en el Vaticano.

Durante el encuentro, «la Iglesia ha trasladado su preocupación, compartida por el Gobierno, por dar justicia a las víctimas de abusos y prevenir estos hechos en el futuro», ha explicado el ministerio de Presidencia en un comunicado. Por su parte, Carmen Calvo ha informado al secretario de Estado de la Santa Sede «de las modificaciones en el Código Penal» previstas por el Gobierno «para conseguir que estos delitos sean imprescriptibles».

Ambos mandatarios han abordado este asunto apenas dos semanas después de que la Conferencia Episcopal Española anunciara la creación de una comisión de trabajo que actualizará los protocolos para luchar contra los abusos sexuales a menores.

Calvo y Parolin también han dialogado sobre el régimen fiscal de la Iglesia en España y sobre el proceso de revisión de los bienes inmatriculados por la Iglesia que está elaborando el Gobierno para reclamar aquellos que considere que son de dominio público. «El secretario de Estado del Vaticano ha mostrado su voluntad de abordar conjuntamente ambos temas para alcanzar puntos de encuentro», se lee en el comunicado.

Exhumación e inhumación de los restos de Franco

Sobre la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos –aprobado por decreto-ley por el Ejecutivo de Pedro Sánchez–, el cardenal Pietro Parolin ha garantizado «que no va a oponerse» a esta posibilidad. Respecto a la posterior inhumación, –el Gobierno quiere evitar a toda costa que se produzca en la cripta de la catedral de la Almudena, como han manifestado los familiares de Francisco Franco–, «ambos han coincidido en la necesidad de buscar una solución y seguir manteniendo el diálogo».

En este sentido, el Gobierno español ha agradecido a la Santa Sede la comunicación cordial y fluida que se está manteniendo con el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, y con el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Ricardo Blázquez.

Matización del Vaticano

Un día después del encuentro de ambos mandatarios, Carmen Calvo sugirió que el Gobierno y la Iglesia han acordado trabajar juntos para impedir que los restos de Franco sean inhumados en la cripta de la catedral de La Almudena. «Lo que acordamos fue estar de manera conjunta para encontrar una salida que obviamente no puede ser La Almudena», ha dicho Calvo en los pasillos del Congreso.

El Vaticano, en un comunicado del director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, ha matizado esta tarde las declaraciones de la vicepresidenta y ha dicho lo siguiente: «El cardenal Pietro Parolin no se opone a la exhumación de Francisco Franco, si así lo han decidido las autoridades competentes; pero en ningún momento se pronunció sobre el lugar de la inhumación. Es cierto que la señora Carmen Calvo expresó su preocupación por la posible sepultura de los restos en la catedral de La Almudena, así como su deseo de explorar otras alternativas, también a través del diálogo con la familia. Al Cardenal Secretario de Estado le pareció oportuna esta solución».

Nueva embajadora ante la Santa Sede

Este es el primer encuentro que mantienen representantes del Estado español y del Estado vaticano tras la llegada del nuevo Ejecutivo que preside Pedro Sánchez al Gobierno el pasado mes de junio. La reunión, han explicado desde el ministerio de Presidencia, «forma parte de las relaciones habituales y fluidas que siempre han mantenido ambos estados».

A la reunión no asistió el ya exembajador de España ante la Santa Sede, Gerardo Bugallo, cuya sucesora fue nombrada el pasado viernes por el Gobierno en el Consejo de Ministros. La persona elegida es Carmen de la Peña, que ingresó en 1979 en la carrera diplomática y que ha pasado por lugares como China, Brasil, Etiopía, Seychelles, Yibuti, Catar o Berna.

En nuestro país también ha ocupado diversos cargos, como el de directora general de Política Exterior para África y directora general para África. También directora de la sección de Energía Nuclear y Nuevas Fuentes Energéticas, directora de Personal Diplomático y Consular Extranjero y de Organismos Internacionales, y jefa del área de Política Exterior par África del Norte.

J. C. de A./F. O.