El Centro San Camilo recibe la Medalla de Oro de Cruz Roja - Alfa y Omega

El Centro San Camilo recibe la Medalla de Oro de Cruz Roja

Referente en el servicio integral con unos cuidados «justo y dignos», el director del Centro de Humanización San Camilo reivindica el cuidado al frágil como grito más fuerte contra la violencia

Ester Medina
El director del centro San Camilo, José Carlos Bermejo, recibe el premio
El director del centro San Camilo, José Carlos Bermejo, recibe el premio. Foto: Casa Real.

El pasado martes tuvo lugar en el Palacio de Congresos de Oviedo la entrega de Condecoraciones 2024 de Cruz Roja Española, coincidiendo con su 160 aniversario. La ceremonia estuvo presidida por la reina Letizia, quien puso en valor el compromiso de esta organización humanitaria porque, dijo, «pase lo que pase, siempre encontraremos su mano tendida».  

Además del Centro San Camilo, de la Orden de Ministros de los Enfermos (religiosos camilos) entre los premiados se encontraban también la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), el cineasta Fernando León de Aranoa, el científico Fernando Valladares, la Fundación Neuroderechos y la Agencia Servimedia.

«La Cruz Roja es para mí un milagro de la humanidad que promueve la bondad en los espacios más difíciles», afirma José Carlos Bermejo, director general del Centro San Camilo, en conversación con Alfa y Omega. «Que se fijen en nosotros es un modo de subrayar los verbos humanizar y cuidar, que definen nuestra misión».

Este centro, que ofrece un servicio de cuidados basado en la atención integral a la persona e intervención en el mundo de la salud, ha sido galardonado por su enfoque humanitario en la atención de las personas en situación de vulnerabilidad, su involucración para proporcionar cuidados dignos y justos, y su misión de cuidar y enseñar a cuidar. De hecho, su director cuenta que este año han declarado el Año de la Ternura en el centro, lo que se concreta desde el despliegue de voluntarios que «regalan tiempo y competencias para aliviar, consolar, acompañar», hasta los profesionales sanitarios, a quienes Bermejo califica como «la ternura de los pueblos» porque tienen la sensibilidad para detectar el sufrimiento humano y son profesionales del cuidado. «El grito más fuerte contra la violencia es el cuidado al frágil», sentencia el director.

Durante la ceremonia, la directora de Cruz Roja España, María del Mar Pageo, hizo hincapié en «la necesidad de reivindicar el sentimiento de humanidad compartido y de hacerlo sin tregua, que nos acerca a quienes luchan a diario por su derecho a no quedarse en los márgenes». Destacó además la importancia del voluntariado de la organización. Para José Carlos Bermejo, este premio «nos despierta la conciencia y la responsabilidad, y a la vez es también es una exhortación a la fidelidad. Tenemos que seguir en tensión para continuar siendo referentes y seguir manteniendo una verdadera atención personalizada», señala.