El cardenal Newman será canonizado el 13 de octubre - Alfa y Omega

El cardenal Newman será canonizado el 13 de octubre

La embajadora británica ante la Santa Sede ha subrayado que el futuro santo, el primero inglés nacido después del siglo XVII, «llevó su experiencia de la Iglesia anglicana a su obra como católico, haciendo de puente entre ambas tradiciones»

Redacción

La embajadora británica ante la Santa Sede ha subrayado que el futuro santo, el primero inglés nacido después del siglo XVII, «llevó su experiencia de la Iglesia anglicana a su obra como católico, haciendo de puente entre ambas tradiciones»

El Papa Francisco canonizará al beato John Henry Newman, cardenal, convertido al catolicismo y puente de diálogo con el mundo anglicano, junto con otras cuatro beatas en una ceremonia en San Pedro el próximo 13 de octubre de 2019. Así lo ha anunciado este lunes, durante el consistorio público que ha presidido con este fin.

Los otros tres nuevos santos son Josefina Vannini, fundadora de las Hijas de San Camilo; Maria Teresa Chiramel Mankidiyan, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia; Dulce Lopes Pontes, de la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción de la Madre de Dios; y Margarita Bays, de la Tercera Orden de San Francisco de Asís.

La embajadora del Reino Unido ante la Santa Sede, Sally Axworty, ha celebrado la noticia a los pocos minutos de su difusión. En un comunicado en el que se muestra «encantada», subraya cómo «el cardenal Newman tuvo un gran impacto en la teología católica y en la educación mundial, lo que lo convierte en un británico realmente global».

Axworthy, que recientemente visitó los oratorios de San Felipe Neri de Londres, Birmingham (que fundó Newman) y Oxford, destaca también cómo «llevó su experiencia de la Iglesia anglicana a su obra como católico, haciendo de puente entre ambas tradiciones. La canonización será un momento importante para Bretaña y para las relaciones entre el Reino Unido y la Santa Sede».

Primer santo inglés contemporáneo

El cardenal Newman será el primer inglés nacido después del siglo XVII en ser proclamado santo, y el primer británico canonizado de los últimos 43 años.

Newman era uno de los teólogos anglicanos más reconocidos de su tiempo. Con tendencias progresistas en su juventud, fue acercándose a las enseñanzas de la Iglesia de los primeros siglos a través de los Padres de la Iglesia.

A mediados del siglo XIX, fue el protagonista principal del Movimiento de Oxford, que defendía la vigencia y la recuperación por parte de la Iglesia de Inglaterra de la tradición teológica y litúrgica de la Iglesia católica. En un principio, defendían que el anglicanismo era una de las tres ramas –junto con el catolicismo romano y la ortodoxia– de la Iglesia una, santa, católica y apostólica.

Sin embargo, a medida que se iba acercando a la tradición de los primeros siglos y recibía crecientes críticas desde el anglicanismo, Newman no tardó en darse cuenta de que su situación era cada vez más insostenible. En 1842, renunció a su puesto como vicario de la iglesia anglicana de Santa María Virgen de Oxford, donde había ganado gran prestigio como orador, y se retiró a Littlemore, en las afueras de la ciudad. En 1845 pidió la admisión en la Iglesia católica. Ese mismo año fue ordenado sacerdote.

Patrono de los ordinariatos

Ingresó en los Oratorianos de San Felipe Neri, de los que fundó una comunidad en Birgmingham en 1849. León XIII lo creó cardenal en 1879, once años antes de su muerte en 1890.

El Papa Benedicto XVI lo beatificó durante su visita al Reino Unido en el año 2010. Un año antes, había permitido la constitución de ordinariatos para que los conversos del anglicanismo pudieran mantener su tradición litúrgica. El primer ordinariato en crearse, el inglés de Nuestra Señora de Walshingham, lo eligió como patrono en 2011.

Al hacerse pública la noticia, el cardenal Vincent Nichols, presidente de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales, ha subrayado cómo «su exploración de la fe, la profundidad de su valor personal, su claridad intelectual y su sensibilidad cultural lo convierten en un seguidor de Cristo profundamente admirado».

El arzobispo de Westminster, que entre 2000 y 2009 lo fue de la archidiócesis de Birmingham, donde murió el futuro santo, ha subrayado también cómo este «aunó muchas de las mejores tradiciones católicas, compartidas más allá de la Iglesia católica». Por ello, ha pronosticado que «su canonización será bienvenida especialmente en la Iglesia de Inglaterra y en toda la Comunión Anglicana».

De hecho, ha recordado que en un país de mayoría anglicana, «los habitantes de Birmingham reconocieron su santidad y llenaron las calles para su entierro». De hecho, también la Iglesia anglicana lo venera como santo, con su fiesta el 11 de agosto. En la Iglesia católica se le conmemora el 9 de octubre, la fecha de su admisión al catolicismo.

Con todo, lo más destacado para el arzobispo de Westminster es que «un párroco inglés va a ser declarado santo. Espero que, sabiéndolo, todos los párrocos de Inglaterra lleven hoy bien alta la cabeza».

Resto de decretos

Durante la audiencia con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Beciu, el Pontífice también ha reconocido el milagro atribuida a la intercesión de la beata Mariam Thresia Chiramel Mankidiyan, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia y que al igual que el cardenal Newman será próximamente declarada santa.

Asimismo, el Santo Padre ha firmado el decreto de martirio del siervo de Dios Salvatore Víctor Emilio Moscoso Cárdenas, sacerdote de la Compañía de Jesús; nacido en Cuenca (Ecuador) el 21 de abril de 1846 y asesinado, por odio a la fe, en Riobamba (Ecuador) el 4 de mayo de 1897.

Virtudes heroicas de un español

El resto de decretos firmados por el Papa son todos reconocimientos de virtudes heroicas. Entre ellos destaca el del español Manuel García Nieto, sacerdote profeso de la Compañía de Jesús.

García Nieto nació en Macotera (Salamanca) el 5 de abril de 1894. Estudió en el Seminario Conciliar de Salamanca, fue consagrado sacerdote el 16 de mayo de 1920 y ejerció el ministerio sacerdotal en Cantalapiedra y Santa María de Sando. Ingresó en los Jesuitas el 30 de julio de 1926 y fue destinado a la Universidad Pontificia Comillas donde fue nombrado padre espiritual de los seminaristas.

Alfa y Omega