El cardenal Barbarin habla por primera vez tras ser absuelto de encubrir abusos - Alfa y Omega

El cardenal Barbarin habla por primera vez tras ser absuelto de encubrir abusos

Jérôme Cordelier, periodista del medio francés Le Point, ha entrevistado al cardenal Barbarbin, quien por primera vez rompe su silencio tras ser absuelto por el Tribunal de Apelaciones por la acusación de encubrir las agresiones sexuales a menores del padre Preynat

Redacción
Foto: AFP/Jeff Pcahoud

Jérôme Cordelier, periodista del medio francés Le Point, ha entrevistado al cardenal Barbarbin, quien por primera vez rompe su silencio tras ser absuelto por el Tribunal de Apelaciones por la acusación de encubrir las agresiones sexuales a menores del padre Preynat

El 30 de enero el Tribunal de Apelaciones de Lyon absolvió al prelado: Philippe Barbarin no cometió el delito de no denunciar al padre Preynat por agresiones sexuales a menores. El tribunal señala, en concreto, que «el elemento intencional del delito parece claramente faltante» y que «Philippe Barbarin no había disuadido a Alexandre Hezez de presentar una queja».

El día después de la sentencia, el cardenal Barbarin –que no ha concedido una entrevista desde 2017, aparte de una intervención en el canal católico KTO después de su condena en 2019–, recibió a Le Point en su oficina de la casa Saint-Irénée.

¿Cómo interpreta esta sentencia?

Antes que nada, me gustaría decir cuánto me han cambiado estos cuatro años. Las víctimas vinieron a mí desde todas partes y me ayudaron a comprender la gravedad y la persistencia de esta herida profunda que les cambió la vida. Durante el juicio de enero de 2019, la sentencia que más me conmovió fue la de una víctima que dijo sobre mí: «Sí, lo han arrastrado al barro durante tres o cuatro años». En cuanto a la sentencia del Tribunal de Apelación, ¡obviamente me consoló! Pero, al no ser abogado, no tengo la competencia ni la distancia suficiente para saber cómo interpretarlo. También entiendo lo difícil que debe ser juzgar. Lo que sorprende es que los mismos textos del Código Penal pueden interpretarse en direcciones opuestas. El acto de juzgar es realmente una misión delicada.

¿Cuál ha sido su reacción a esta decisión?

Hasta el último minuto no sabía qué diría la sentencia. Nos había golpeado el primer juicio. Ciertos documentos fueron tomados en cuenta en la sentencia del tribunal de apelación, a pesar de que habían sido ignorados en primera instancia. El tribunal reconoció que nunca tuve la intención de interferir con la justicia. Cuando conocí a Alexandre Hezez en noviembre de 2014, era la primera vez que me enfrentaba con una víctima de Bernard Preynat. ¿Qué me dice él? Tiene 40 años, es católico, los hechos que sufrió son graves y han pasado 30 años. Se culpa a sí mismo por no haber hablado con las autoridades antes de que prescribieran los hechos. Entonces le pregunté: «¿Puedes escribirlo para que sepamos exactamente por lo que ha pasado? Como usted dice que es demasiado tarde para llevar esto a la justicia francesa, consultaré a Roma». Alexandre estuvo de acuerdo y escribió con inmenso coraje. En Roma, ante la gravedad de los hechos, se me pidió que detuviera la misión de Bernard Preynat, incluso si estos actos se hubieran cometido hace 25 años y no se hubiera dado ningún otro asalto desde entonces. En la legislación eclesial, contrariamente a la ley francesa, el Papa puede renunciar a la prescripción para casos excepcionales. Entonces hice esta solicitud y Preynat fue juzgado canónicamente después de escuchar a todos los denunciantes, incluidas las víctimas más antiguas. Fue excluido del estado clerical, la sanción más grave.

Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones de Lyon estuvo de acuerdo con los jueces de primera instancia, que reconocieron que en marzo de 2010 se le «informó con precisión» de los ataques sexuales del padre Preynat contra François Devaux, entonces de 11 años, y que no los denunció.

Eso es correcto pero, en el resto de su sentencia, el tribunal califica esta evaluación. Teniendo en cuenta la edad de la víctima, para hechos que datan de 1990 y antes, esta víctima había cumplido la edad legal hacía mucho tiempo cuando, en 2010, descubrí en el archivo de Preynat una carta de sus padres a monseñor Decourtray. Por lo tanto, no habría habido ninguna infracción [por mi parte] aquí, ya que la víctima pudo presentar una denuncia ella misma. Especialmente pensé, erróneamente, que el caso había sido tratado por mis tres predecesores. Así que supuse que todos habían hecho todo lo posible, y me preocupaba especialmente asegurarme de que Bernard Preynat no hubiera cometido ningún acto contra los niños desde entonces.

No fue hasta finales de 2014 cuando conocí a Alexandre Hezez. Ahí me di cuenta de la realidad de los actos cometidos, de lo que realmente significaban, del sufrimiento de las víctimas. Puse palabras y gestos a lo que, por desgracia, para mí era impreciso hasta entonces. Me doy cuenta de que no he tomado las medidas correctas. Por lo tanto, para demostrar que nunca disuadí a Alexandre Hezez de presentar una queja –incluso lo alenté a encontrar otras personas que pudieran hacerlo–, el tribunal cita este correo electrónico de noviembre de 2015, donde Alexandre me dio las gracias por alentarlo en su proceso legal. Y así es como pudo llevarse a cabo el juicio Preynat.

¿Se siente consolado por esta decisión del tribunal de apelación?

Sí, por supuesto, pero solo hasta cierto punto, ¡el resto queda más allá del poder de los tribunales! Este caso permanecerá unido a mi nombre y siempre se adherirá a mi cara. Sin embargo, la justicia acaba de decir que no dependía de mí. Lo que más me repugna es la palabra cubierto. Cubrir significa que lo sabes y lo dejas ir, y eso es abominable, mientras que aquí estamos hablando de hechos que datan de hace 20 o 30 años. He tenido que lidiar con dos casos desde que era arzobispo de Lyon, en 2007 y en 2014, y, cada vez, intervine de inmediato. Despedí a los sacerdotes y la policía hizo su trabajo. El caso de Bernard Preynat había sido analizado y tratado por mis tres predecesores. La pregunta para mí, cuando supe de estos ataques, fue si se habían detenido o no. Cuando le hablé específicamente sobre esto en 2010, Bernard Preynat me juró que, desde septiembre de 1990, ningún niño había sido tocado. «¿Y lo creíste?», me reprocharon. Naturalmente, la policía ha cumplido su misión desde 2015; buscaron e interrogaron a todos en las parroquias donde fue enviado después. No encontraron nada, lo cual no es una prueba absoluta, ciertamente.

¿Reprocha algo a sus predecesores, especialmente al cardenal Decourtray?

No. Les digo: «¡Ahora que estáis allá arriba con el Señor, podríais ayudarme!» No diré que es culpa del cardenal Decourtray o del cardenal Billé. Creo que intentaron hacerlo lo mejor que pudieron. La prueba es que Preynat dijo que nunca había actuado de nuevo, porque había salido escaldado por la decisión del cardenal Decourtray de expulsarlo de su parroquia. Mis predecesores tomaron sus decisiones a conciencia; actuaron con la mentalidad de la época y reaccionamos con la mentalidad de hoy. Debe tenerse en cuenta el contexto de los años 80 y 90. Multitudes de personas sabían de los horrores realizados por Gabriel Matzneff, excepto yo, lo admito. Solo sabía que era ortodoxo. Cuando se descubrió que un cirujano habría agredido a más de 300 niños, con el menú de horrores que les había infligido, ¿se pidió cuentas con la misma virulencia en la Agencia Regional de Salud o al ministro? Las enfermeras afirman que no sabían nada específico, pero admiten que habían escuchado rumores sobre él y que había sido cambiado de hospital varias veces. ¿Y por qué, por cierto? Hace tres o cuatro años (¡y no 30!), un maestro de escuela en Villefontaine había sido denunciado y sentenciado por pedofilia. ¿Implicaron al presidente y al ministro? Pero yo soy arrastrado por el barro… Dicho esto, estos ataques que he sufrido han sido rentables: han permitido un despertar general.

¿Se considera rehabilitado por esta decisión judicial?

Me han encontrado no culpable. Primero soy ciudadano francés y, en este sentido sí, es una rehabilitación. Posteriormente, la opinión pública decide. En la calle, algunas personas me dicen: «Rezamos por ti, te apoyamos, sabemos que no eres culpable». Y otros me insultan. ¿Qué quieren ustedes que yo haga? Fue el efecto del tsunami de los medios lo que me golpeó. Un día, en el metro de París, alguien se acercó y me dijo: «Tu actitud es escandalosa. Soy el padre de una víctima de Preynat». Entonces me ofrecí a verme con su hijo. Y, después de un breve intercambio, entendí que él no había creído a su hijo cuando este, a los 10 años, había tratado de contarle lo que había sucedido. En cualquier caso, estaba enojado. Tal recuerdo debe ser un sufrimiento increíble, no le culpo en absoluto por haberlo proyectado sobre mí.

¿Se siente culpable?

He cometido errores de gobierno, por supuesto, y lo reconocí. Pedí perdón a las víctimas varias veces en público, en 2016, en la catedral de Lyon, durante una vigilia penitencial. Pero me faltó coraje y determinación. Cuando le pregunté a Preynat: «¿Pero cómo son posibles esas cosas de un sacerdote?», él respondió: «No vale la pena explicarte, no lo entenderías…». Allí, debería haber exigido, insistido, y lamento no haberlo hecho.

¿Se arrepientes de su: «gracias a Dios, los hechos están prescritos»?

«Gracias a Dios» es una frase que, como muchas otras, uso todo el tiempo. Debería haber hablado de «hechos muy antiguos» que afortunadamente no habían vuelto a suceder en 25 años. Creo que, en aquel momento, es lo que todos entendieron. Pero como fue una expresión desafortunada, solo se recuerda eso de toda la conferencia de prensa.

El desliz es a menudo revelador. ¿Se arrepiente de aquella formulación?

Sí, por supuesto Sin embargo, al final de aquella reunión con la prensa, donde había tratado de explicar cómo sucedieron las cosas, monseñor Pontier [entonces presidente de la Conferencia Episcopal francesa] me dijo: «Usted ha sido muy claro». Pero era de esperar, todo lo demás desapareció y lo único que quedó fue esta frase, un error de lenguaje sin duda… ¡pero eso no lo considero un pecado! En mi opinión, y todos lo entendieron en ese momento, significaba que los hechos eran muy antiguos y que, afortunadamente, Bernard Preynat no había comenzado de nuevo. Además, los procedimientos legales que acaban de terminar demostraron que nunca me refugié detrás de la prescripción.

¿También lamenta su silencio?

¿Hubo silencio? Como dije, lamento no haber profundizado en la investigación sobre Preynat. El escándalo ha crecido enormemente porque hemos esperado demasiado. Nunca quise ni pensé ocultar nada. Al enterarme de los asaltos, nunca me dije: «Que esto no se sepa». En 2010, un periodista de Mag2 Lyon quiso cazarme, y le recomendé que presentara una queja cuando me dijo que había sido víctima de agresión sexual por parte de un sacerdote. Lo que nunca imaginé es que dependía de mí presentar una queja cuando tenía una víctima frente a mí que podía hacerlo ella misma. Hoy, cuando nos enfrentamos a tales hechos, aplicamos instrucciones precisas; desde 2002 hemos sabido cómo actuar. Pero por estos hechos antiguos llamé a todas las puertas de la institución y nadie supo cómo responderme.

¿Ha priorizado la protección de la institución sobre el sufrimiento de las víctimas?

Sé que incluso los católicos me culpan por esto. ¡Pero déjenme explicar cómo protegí la institución! Amo a la Iglesia, trato de cumplir la misión que me confía lo mejor posible. Pero la Iglesia es, ante todo, servidora de los hijos de Dios, de todos los hombres. No es una institución hecha para sí misma. La Parole libéré [asociación de víctimas] es un nombre hermoso que va en la misma dirección. Está muy cerca de una frase de Jesús que dice: «La verdad os hará libres». Los católicos nos confesamos porque, volviendo a las manos de Dios, el mal que nos ha dañado o degradado dejará de pudrirse y nos permitirá, si queremos, abrir un nuevo camino. Siempre he estado del lado de la verdad.

¿Cómo explica que su persona despierte tanto odio?

No culpo a las víctimas en absoluto. Es bueno que finalmente puedan pronunciar su grito. Pero este grito, que esperamos actúe como una liberación profunda dentro de sí mismos, corre el riesgo de hacerlos sufrir. Por eso debemos rezar fielmente por ellos. Después del huracán de los medios, no estoy en una buena posición para responder a su pregunta. Pero, en febrero de 2016, justo después de la explosión de este caso, viajaba por África, y todos los obispos me dijeron: «Estás pagando por tu oposición al matrimonio de dos personas del mismo sexo». Mi principal preocupación es sanar las heridas en la Iglesia y en la sociedad en general. Actualmente, los musulmanes vienen a consultarme porque también quieren deshacerse de este mal. La parte más difícil será dentro de las familias. Es necesario erradicar este flagelo y no es sorprendente que la Iglesia reciba golpes. Ella ha estado acostumbrada desde Nerón y estos ataques serán de utilidad para toda la sociedad.

Has sido retratado como retrógrado, cercano al catolicismo tradicional… ¿Es usted hombre?

Todo lo que nos ha sido dado es infinitamente precioso; es un regalo que Jesús nos dejó y que debemos transmitir. Un día, cuando el cardenal Decourtray fue criticado por ser conservador, respondió: «Sí, creo que al defender estas posiciones soy un conservador del futuro». ¡Ser un guardián no del pasado sino del futuro es una gran misión!

¿Ha sido víctima de su propio personaje? ¿De su gusto por la provocación, de sus errores?

Sí he cometido torpezas. El «gracias a Dios» es una. ¿Pero quién no ha dado un resbalón en su vida? Nunca tuve miedo de hablar en público, di multitud de homilías y conferencias frente a miles de personas en muchos países. Pero ahora me dicen: «¿Alguien te ha enseñado a hablar en público? ¡Deberías llevar un entrenador!». Simplemente soy un sacerdote que trata de cumplir la misión que se le confía, en ministerios muy variados en más de 40 años de sacerdocio. ¡Parece que no he provocado a nadie, incluso si, por supuesto, no aprobé todo!

¿Admite que fue capaz de ser ligero?

Todo depende de lo que signifique esa palabra. Cometí errores, sí. Me faltó valor en 2010 en la investigación para saber todo lo que había sucedido en el siglo pasado, antes de mi llegada a Lyon, ya lo he explicado. Pero ligereza, no exageremos: siempre consideré estos hechos como serios y, cuando me encontré frente a ellos, los traté como tales y sin demora.

¿Ha visto Gracias a Dios, la película de François Ozon sobre el tema?

No, pero mis parientes me dijeron que estaba bastante bien. La presentación de los personajes es, al parecer, justa. No oculta las disensiones entre ellos y algunas de sus contradicciones. Me dijeron que era una película de calidad, aunque es extraño que se lanzase una quincena antes de mi juicio en primera instancia. Pero dio una idea de lo que las víctimas estaban pasando y por lo que habían pasado. Su palabra ha sido escuchada, ¡es buena y es importante!

¿Cómo piensa asegurarse de que su nombre ya no esté asociado con la Iglesia del escándalo?

En el apogeo de la tormenta escribí una carta a los miembros de mi familia pidiendo perdón por las consecuencias de este asunto en su vida cotidiana. Todos fueron conmovedores y estuvieron unidos. La mejor respuesta fue de un sobrino: «Tío Philippe, es un honor para nosotros estar asociados con parte de este sufrimiento». Me encontré en la cuneta, sí… ¡Pero no importa! Lo principal, como dice san Pablo, es que «la Palabra de Dios continúa su curso». Y continuará haciéndolo a través de otros. Haré mi servicio en otro lugar… en un santuario que dé la bienvenida a los peregrinos, predicando retiros, quizás dando algunos cursos nuevamente en Madagascar, este país que amo tanto. Espero la decisión del Papa.

Le Point/Alfa y Omega