El belén de la catedral

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Belén de la catedral de la Almudena de Madrid. Foto: María Pazos Carretero

Meses de preparación están detrás del belén de la catedral de Santa María la Real de la Almudena que se puede visitar hasta el domingo después de Reyes. Su autor, el canónigo Félix Castedo, explica que «el hilo conductor es una narración de más de siete minutos que parte del momento de la Anunciación hasta la vida de la Sagrada Familia en Nazaret». Entre medias están todas las escenas habituales de la infancia de Jesús, con dos novedades este año: la huida a Egipto y el Niño perdido y hallado en el templo de Jerusalén. Todo con un juego de luces que lleva al espectador de un momento a otro del Evangelio.

Precisamente en la construcción del templo se puso a trabajar desde febrero, en un trabajo que ocupa a este maestro belenista y antiguo asesor religioso de la Asociación de Belenistas de Madrid varios meses. «Cuando quitamos el belén el año pasado ya estaba pensando en el de este año. Lleva tanto trabajo que no se puede hacer en unos pocos días». El resultado es un espectacular montaje de doce metros cuadrados en el que Castedo ha puesto algo más que su pericia. «Para mí poner el belén es un sueño que llevo cumpliendo desde niño», subraya.

J. L. V.