EE. UU. vuelve a financiar el aborto en países pobres un día antes de la Marcha por la Vida

EE. UU. vuelve a financiar el aborto en países pobres un día antes de la Marcha por la Vida

La Conferencia Episcopal de Estados Unidos critica la decisión de revocar la Política de Ciudad de México y exhorta al presidente a «usar su mandato para el bien, priorizando a los más vulnerables, incluidos los no nacidos»

Redacción
Biden amplía el aborto en vísperas de la Marcha por la Vida
«Soy la generación provida». La presencia de jóvenes en la ‘Marcha por la vida’ es siempre muy numerosa

Los obispos de Estados Unidos han tachado de «lamentable» que «uno de los primeros actos oficiales del presidente Biden promueva activamente la destrucción de vidas humanas en las naciones en desarrollo». Respondían así a la decisión del presidente de revocar el jueves la conocida como Política de Ciudad de México. Esta norma obligaba a que los fondos públicos de ayuda al desarrollo se destinaran solo a entidades que no practiquen ni promuevan el aborto como parte de la atención sanitaria que prestan.

El comunicado de Joseph F. Naumann, presidente del Comité Episcopal de Actividades Provida, y de David J. Malloy, su homólogo en el Comité de Justicia Internacional y Paz, subraya que «este decreto presidencial es contrario a la razón, viola la dignidad humana y es incompatible con la doctrina católica». Por ello, todos los obispos «nos oponemos firmemente a esta acción».

«Exhortamos al presidente a usar su mandato para el bien, priorizando a los más vulnerables, incluyendo los niños no nacidos», añaden. Con todo la Iglesia, que es «el mayor proveedor de atención sanitaria no gubernamental del mundo», sigue mostrándose dispuesta a «trabajar» con la Administración Biden para «promover de forma global la salud de la mujer de un modo que extienda el desarrollo humano integral, salvaguardando los derechos innatos al ser humano y la dignidad de toda vida humana desde el vientre». Dentro del servicio respetuoso a los más necesitados, «es imperativo que el cuidado empiece por asegurarse de que los no nacidos no sufren violencia».

«Perturbador» viniendo de un presidente que «quiere unidad»

La decisión de Biden, además, se produjo en la víspera de la 48ª edición de la Marcha por la Vida, que este viernes conmemora de forma virtual el aniversario de la sentencia del Tribunal Supremo en el caso Roe vs. Wade, que el 22 de enero 1973 permitió el aborto a nivel nacional. La presidenta de la plataforma que organiza el evento, Jeanne Mancini, subrayó que buscar esta coincidencia «es un movimiento profundamente perturbador, especialmente cuando el presidente ha afirmado que quiere la unidad nacional».

A través de la red social Twitter, Mancini añadía que la revocación de la Política de Ciudad de México «va contra los deseos de una abrumadora mayoría» de estadounidenses, pues «las encuestas muestran de forma constante que el 77 %» de la población «se opone a que los contribuyentes financien el aborto» en otros países. «El Gobierno no debería nunca obligarles a financiar abortos, ni aquí ni en el extranjero, sino que debería trabajar para proteger la dignidad inherente de todas las personas, nacidas y no nacidas».