Isabel Sánchez, del Opus Dei: «Cualquier mujer puede llegar a ser un referente para los demás» - Alfa y Omega

Isabel Sánchez, del Opus Dei: «Cualquier mujer puede llegar a ser un referente para los demás»

La secretaria central de la Asesoría del Opus Dei, la murciana Isabel Sánchez, publica Mujeres brújula en un bosque de retos (Espasa), que recoge una serie de testimonios de mujeres referentes. «En el mundo se está queriendo dar un cambio social importante y las mujeres se están anticipando», asegura

José Calderero de Aldecoa
Isabel Sánchez, directora de la Asesoría Central del Opus Dei

Isabel Sánchez dirige el consejo de mujeres que ayuda al prelado del Opus Dei en su tarea de Gobierno y acaba de publicar Mujeres brújula en un bosque de retos (Espasa), una obra que presenta un elenco de testimonios de mujeres que han logrado sobreponerse a los grandes desafíos que les ha presentado la vida para convertirse en referentes de sus congéneres.

Mujeres como Veronique, una médico francesa que se nacionalizó como hindú para ayudar a los que más sufren en la India y montó el primer centro de cuidados paliativos en el país. O una anciana argentina que había conseguido perdonar a su marido después de que este le abandonara con cinco hijos, el menor de solo dos meses de edad, y tras mantener una dura lucha interior entre el rencor y el perdón.

«Son historias al alcance de cualquiera que nos transmiten la idea de que todas las mujeres, y también los hombres, podemos llegar también a ser una brújula para los demás cuando humanizamos el entorno, cuando ponemos a la persona en primer lugar por encima de otras consideraciones», asegura la autora en entrevista con Alfa y Omega al mismo tiempo que advierte de que esto «requiere de un trabajo previo, que es el encontrar cada uno su propio norte: quién soy, qué me define, qué amo, por qué voy a luchar…».

Nueva visión del feminismo

La obra presenta una nueva visión del feminismo en la que «el hombre no es un enemigo, sino un aliado» con el que trabajar «en la construcción de un mundo mejor», explica Sánchez. «El hombre debe sentir como un drama lo que verdaderamente lo es. No puede ser que la violencia de género o el aborto sean vistos como un drama solo por la mujer. Ellos tienen que implicarse, porque la custodia de la vida frágil y vulnerable no puede ser un tema exclusivo del cuidado de las mujeres».

La familia, el cuidado del hábitat familiar, así como el del hábitat planetario, explica la autora de Mujeres brújula en un bosque de retos, «comporta tareas que han de ser asumidas con orgullo y corresponsabilidad».

En este sentido, Sánchez –que asesora al prelado del Opus Dei en su tarea de gobierno– recuerda que «la Iglesia siempre ha enseñado que la mujer tiene la misma dignidad que el hombre» y «hemos aprendido de cómo Jesucristo trataba a las mujeres». Sin embargo, «hay que ser conscientes de que esto es todavía una teoría en muchos sitios» y llama a los hombres y mujeres católicos a «hacerlo posible y que sea una realidad en todos los lugares del mundo».

Anticipación de la mujer

Con todo, y desde la perspectiva que le da el hecho de haber viajado a 50 países y haber conocido gente de los cinco continentes, Sánchez asegura que «en el mundo se está queriendo dar un cambio social importante y las mujeres se están anticipando». Es interesante, asegura, «ver que la mujer es la que está marcando a veces el norte, la que está diciendo que la primacía de la persona es importante, la que está llevando a un liderazgo que es más bien inclusivo, colaborativo, donde el poder no es lo primero. No queremos llegar las primeras sino hacer que muchos lleguen y que lleguen al sitio justo. Eso lo estoy viendo en todos los países».