Consejo de cardenales: «La reforma está en marcha» - Alfa y Omega

Consejo de cardenales: «La reforma está en marcha»

Aunque a distancia por la pandemia, se reanudan los trabajos sobre el documento que regulará la composición y el funcionamiento de la Curia Romana

Redacción
El Papa y el Consejo de cardenales en una reunión anterior. Foto: Vatican News

Juntos de nuevo ocho meses después, aunque esta vez a distancia, para reanudar el proceso de trabajo del nuevo documento que regulará la composición y el funcionamiento de la Curia Romana. Esto es lo que ocurrió esta tarde, a partir de las 16:00 horas de este martes, cuando el Papa y los seis miembros del Consejo de cardenales se reunieron en línea, a causa de la pandemia, para discutir algunos aspectos del nuevo texto destinado a reemplazar la constitución apostólica Pastor Bonus.

Durante los meses de verano, recoge Vatican News, el Consejo ha tenido la oportunidad de trabajar a través de internet en el texto de la nueva constitución, cuyo borrador actualizado ha sido presentado al Santo Padre. Según la praxis habitual, los dicasterios competentes proceden ahora a la lectura del texto. En particular, la Oficina de Prensa de la Santa Sede afirma en una nota que «la reunión de hoy había sido convocada para recapitular la labor realizada y estudiar la forma de impulsar la adopción de la nueva constitución, una vez promulgada».

El Papa Francisco intervino desde la Casa Santa Marta y destacó que «la reforma ya está en marcha, también en algunos aspectos administrativos y económicos». Estuvieron también conectados a la reunión los cardenales Óscar A. Rodríguez Maradiaga, Reinhard Marx, Sean Patrick O’Malley, Oswald Gracias, Pietro Paroli y Giusepp Bertello. También participaron el secretario del Consejo, Marcello Semeraro, y el secretario adjunto, Marco Mellino.

La próxima reunión del Consejo de cardenales está programada para el mes de diciembre y se realizará de nuevo por internet, debido a la situación sanitaria.

Concluye la visita de Moneyval

En el mismo día que daba un paso adelante más la reforma de la Curia, concluyó la visita del Comité Moneyval, del Consejo de Europa, dentro del proceso de seguimiento y control rutinario a todas las jurisdicciones que se adhieren a este organismo. «Las reuniones tuvieron lugar en un ambiente constructivo y de cooperación», afirmó la Santa Sede en una nota que recoge Europa Press.

Para el Vaticano se trata de un paso importante «en el proceso de evaluación del funcionamiento eficaz del sistema de prevención y lucha contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano». El siguiente paso es la aprobación del informe por la Asamblea Plenaria, que tendrá lugar en la primavera de 2021.

Malversación para una red diplomática paralela

Sin embargo, a pesar de los avances en transparencia, en otros ámbitos de la Curia siguen surgiendo sombras de corrupción. Esta pasada noche, la empresaria Cecilia Marogna ha sido detenida en Milán después de que el Vaticano emitiera una orden de detención internacional, informa EFE. Se la acusa de malversar en una misión diplomática ordenada por el cardenal Angelo Becciu, obligado por el Papa Francisco a renunciar de su cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, debido a su gestión previa en la Secretaría de Estado.

La mujer, de 39 años, fue arrestada por la Guardia de Finanzas (policía de delitos fiscales italiana) y será extraditada al Estado de la Ciudad del Vaticano. Las autoridades de la Santa Sede deberán interrogarla para saber si recibió de Becciu la suma de 500.000 euros de fondos cuando este era sustituto de la Secretaría de Estado (2011-2018), número tres en la jerarquía vaticana. El supuesto objetivo de esa inversión sería la creación de una red diplomática paralela, aunque acabó gastándola en artículos de lujo.

Regalos de lujo

La mujer, natural de Cerdeña, como Becciu, entró en contacto con el purpurado en 2015 presentándose como experta en diplomacia y relaciones internacionales. Así le ofreció crear una «red diplomática paralela en los países del norte de África y Oriente Medio», según ha relatado ella misma a Il Corriere della Sera, para proteger de los terroristas las sedes diplomáticas de la Santa Sede.Sobre si gastó ese dinero en artículos de lujo como ropa, joyas o cosméticos, alegó: «Quizás el bolso era para la esposa de un amigo nigeriano que pudo hablar con el presidente de Burkina Faso para vigilar los riesgos y peligros de las nunciaturas del Vaticano».