Algo estamos haciendo mal

Foto: EFE/J.J.Guillén

Tiene mucha razón José Brito Martel en su carta a la redacción que envió a Alfa y Omega en días pasados con el encabezamiento «La causa del fracaso del PP». Estoy absolutamente de acuerdo con él en su comentario: el descenso de votantes se debe especialmente a la renuncia que ha hecho la mayoría del PP de los valores cristianos en su ideario, aceptando, por ejemplo, las leyes del aborto de las etapas socialistas –incluso no permitiendo que los diez diputados a favor de la vida se presentaran a las elecciones generales de junio–, las leyes a favor de considerar las uniones homosexuales como matrimonio, etc. Algo estamos haciendo mal. Cuando le damos la espalda a Dios y lo expulsamos de nuestra vida social, política, civil y económica, las cosas no pueden ir peor.

Damián Bruyel Pérez
Santiago de Compostela


Necesaria vigilancia

Escuchar e interiorizar al Maestro por excelencia, Jesucristo, es una tarea que nos salva y que deberíamos practicar todos y atender a todo cuanto nos dice. Él siempre invita (a veces exige) a estar en vela o vigilantes; lo que entendemos coloquialmente como no bajar la guardia. Ello implica tanto continuar practicando el amor de Él recibido con nuestro prójimo, como defenderse y defender a quienes confiamos en su Evangelio. Actitud vigilante sabiendo que no son las personas nuestros verdaderos enemigos, sino los espíritus malignos que las conducen y ciegan nuestra hermandad, y mantienen el odio entre personas. Tanto que crean leyes como la del aborto, legalizando la muerte de toda criatura humana en gestación, o las leyes de la ideología de género, que niegan la propia naturaleza. Es por ello que esta vigilancia se muestre combatiente y denuncie dichas leyes y sus perversas consecuencias, participando en círculos parlamentarios y jurídicos.

Manuel Armenteros
Tres Cantos (Madrid)


Torreciudad

Foto: Santuario de Torreciudad

El sábado se celebró la XXVI Jornada Mariana de la Familia en Torreciudad. Allí acuden miles de familias de toda España y de otras partes del mundo. El rector del santuario, Javier Cremades, dio la bienvenida a los asistentes y dijo: «La Virgen está encantada de veros aquí y os recibe en su corazón». Después de las ofrendas dio comienzo la Santa Misa, presidida por el arzobispo de Tarragona, monseñor Jaume Pujol, quien dijo en la homilía que el matrimonio debe ser una verdadera vocación de entrega y amor, sin desavenencias ni divorcios; y que el hogar debe ser también una Iglesia doméstica, donde se escuche la Palabra de Dios y se enseñe a los hijos que ellos son también hijos de Dios. Son abundantes los frutos apostólicos de este día, pues de allí nadie vuelve indiferente, y muchos retoman de nuevo el sacramento de la penitencia.

Federico Barbero
Granada


Las cartas dirigidas a esta sección deberán ir firmadas y con el nº del DNI, y tener una extensión máxima de 10 líneas. Alfa y Omega se reserva el derecho de resumir y editar su contenido