Cáritas La Coruña, referente en Galicia

Colaborador
Foto: María Pazos Carretero

En Galicia, el Centro de Atención Hogar de Cáritas La Coruña es un referente para las personas que se dedican al servicio doméstico y quieren encontrar un trabajo digno. La organización diocesana ejerce de intermediaria entre quienes buscan un trabajo y las familias que necesitan alguien para sus casas.

Paula Lobagueira, educadora social y responsable de la intermediación del centro, afirma que «es muy gratificante conseguirle trabajo a tanta gente que lo necesita». Alrededor de 150 personas al año encuentran un puesto de trabajo gracias al Centro de Atención Hogar. El 90 % de las personas que acuden a la bolsa de empleo son inmigrantes, sobre todo mujeres de origen latinoamericano. «A raíz de la crisis también hemos tenido casos de mujeres españolas, pero no llegan ni al 10 %».

La crisis también cambió el sistema de acceso a las ofertas de empleo. «Al principio dábamos prioridad a las personas que se ofertaban simplemente por orden de llegada, pero desde hace unos años valoramos también la situación individual de cada persona que viene al centro, su situación económica o datos como si tienen cargas familiares».

Lobagueira explica que se realiza una primera entrevista a fondo con los candidatos y se piden «informes o referencias de las anteriores casas en las que hayan estado». A quienes solicitan a un empleado, «normalmente le presentamos más de una posibilidad para que elijan a la persona que más se adecúe a sus necesidades».

Cáritas se asegura después de que estos trabajadores tengan un salario digno, que se cumplan sus horarios, sus períodos de vacaciones… «Hacemos una labor de seguimiento», señala la responsable.

El Centro de Atención Hogar nació en 2006 como un servicio de intermediación para la contratación de trabajadoras domésticas, «con el objetivo de profesionalización del sector, fomentando la revalorización y regularización de la actividad del trabajo en el hogar», explica la técnico de Cáritas. Los dos primeros años esta iniciativa fue una de las acciones del proyecto En plan de igualdad , promovido por la Agrupación de Desarrollo Coruña Solidaria y cofinanciado por el Fondo Social Europeo. Dos años después se terminaron las subvenciones, «pero Cáritas, que vio el gran valor que tenía, hizo suya la iniciativa».