Boko Haram reivindica el secuestro de Nigeria y confirma su expansión - Alfa y Omega

Boko Haram reivindica el secuestro de Nigeria y confirma su expansión

El grupo terrorista atacó un internado el viernes porque «la educación occidental no es el tipo de educación permitido por Alá». Se trata de su primera gran operación en el noroeste del país

Redacción
Foto: humangle.ng

El grupo yihadista nigeriano Boko Haram se ha atribuido este martes el secuestro de estudiantes de una escuela de educación secundaria atacada el pasado viernes en el estado de Katsina, en el noroeste de Nigeria. «Nosotros estamos detrás de lo que ocurrió», ha afirmado el líder del grupo, Abubakar Shekau, en un mensaje de audio publicado por el portal informativo nigeriano HumAngle.

No hay consenso sobre el número de estudiantes desaparecidos. El Gobierno federal habla de una decena, pero la cantidad más repetida por los medios, que cita a las autoridades locales, es de unos 300. Hausa, un adolescente de 17 años que fue capturado pero logró escapar, ha relatado a la BBC que en un momento dado los contaron y había 520. Durante el ataque, algunos alumnos huyeron del colegio y podrían no haber vuelto aún al internado o a sus aldeas.

En su mensaje, Shekau reivindica que el ataque contra el centro educativo, en el que la mayoría si no la totalidad de alumnos son musulmanes, buscaba «promover el islam y desalentar las prácticas no islámicas, ya que la educación occidental no es el tipo de educación permitido por Alá y su Santo Profeta». Al ofrecer una educación no religiosa, «están destruyendo el islam. Puede ser sutil, pero Alá el Señor de cielos y tierra sabe todo lo que está escondido».

Implantación en el noroeste

El ataque y secuestro, subraya HumAngle, es la primera gran operación de Boko Haram en el noroeste del país, donde hasta ahora solo habían ejecutado pequeñas emboscadas contra agentes de seguridad y algún secuestro menor. Por eso, en un primer momento se pensó que detrás estaba algún otro grupo que buscaba solo pedir un rescate.

De momento, el grupo no ha hecho ninguna demanda pública. Citando a fuentes dentro del grupo, la publicación nigeriana explica que el único contacto de los yihadistas en relación con el secuestro ha sido «advertir a los padres de que digan al Ejército que desista de intentar rescatar a los chicos por la fuerza». El lunes, el gobernador de Katsina, Aminu Masari, afirmó que ya había negociaciones en curso.

HumAngle exlica también que se trata de la misma facción del grupo que en 2014 secuestró a 276 chicas en Chibok, en el estado de Borno. Solo 164 han sido puestas en libertad, supuestamente a cambio de un pago de tres millones de euros y de la liberación de cinco miembros del grupo encarcelados. Se espera que en este caso podrían exigir algo similar.

Fin de semana sangriento

El pasado ha sido un fin de semana sangriento protagonizado por Boko Haram en el Sahel occidental. Después del secuestro, el sábado el grupo atacó la localidad de Toumour, en Diffa (Níger), y asesinó a 28 personas. Este martes comienzan los tres días de luto oficial decretados por el Gobierno del país, informa EFE. En un comunicado oficial hecho público el lunes por la noche, se especificaba también que diez personas murieron por bala, cuatro ahogadas y 14 quemadas en los incendios provocados en la aldea. Hay también un centenar de heridos.

Por otro lado el gobernador de Diffa, Issa Lémine, ha informado de que «los individuos de Boko Haram llegaron al poblado hacia las seis de la tarde y durante cuatro horas arrasaron viviendas y mercados. Quemaron todo lo que pudieron. La población está huyendo, abandonando el lugar sin saber ni adónde ir». Y se preguntaba «si ha habido una tragedia similar desde que comenzaron los ataques de Boko Haram en la región. Toumour acogía a 60.000 desplazados internos y refugiados».

En el vídeo en el que reivindica este atentado, un comandante del grupo advertía de que el grupo intensificará sus acciones de cara a la Navidad. «Todos los cristianos en el mundo, especialmente ahora que la Navidad se acerca, deberíais saber que nunca dejaremos de mataros», ha asegurado. En Diffa, los combatientes de Boko Haram llegados desde Nigeria suelen castigar a los pobladores locales, a los que acusan de «colaboracionistas» con el Gobierno central y con el de Nigeria en sus campañas contra ellos.