Baldisseri: La Iglesia se pone «a la escucha de la voz y también de las críticas de los jóvenes» - Alfa y Omega

Baldisseri: La Iglesia se pone «a la escucha de la voz y también de las críticas de los jóvenes»

Se trata del tercer Sínodo convocado por el Papa Francisco, señaló el purpurado, y en él participarán 267 padres sinodales, así como «34 jóvenes, de entre 18 y 29 años, que contribuirán con su presencia viva a que se escuche la voz de muchos de sus contemporáneos»

José Calderero de Aldecoa
Foto: Vatican News

Con el Sínodo, la Iglesia quiere «ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe y también de las dudas y de las críticas de los jóvenes y lo hace con esta Asamblea de carácter universal, como lo es un Sínodo», dijo el cardenal Lorenzo Baldisseri este lunes.

Así lo explicó el secretario general del Sínodo de los Obispos durante la presentación de este encuentro eclesial, que se celebrará en el Vaticano entre el 3 y el 28 de octubre bajo el lema Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional.

Se trata del tercer Sínodo convocado por el Papa Francisco, señaló el purpurado, y en él participarán 267 padres sinodales así como «34 jóvenes, de entre 18 y 29 años, que contribuirán con su presencia viva a que se escuche la voz de muchos de sus contemporáneos». Por primera vez, además, tras la firma del acuerdo provisional entre la Santa Sede y la República Popular China, participarán «dos obispos de la China continental».

La Asamblea sinodal permitirá a la Iglesia centrarse en la misión de acompañar a los «jóvenes en su camino existencial», abriéndose al encuentro con Dios, precisó el secretario general, y al mismo tiempo, permitirá a los jóvenes mirar a la Iglesia más allá de los escándalos que la han golpeado. «Los jóvenes están abiertos a comprender la fragilidad humana», dijo Baldisseri, al tiempo que aseguró que «la Iglesia no puede ser representada solo por algunos que han cometido errores».

Nueva forma de celebración

Los trabajos de la asamblea sinodal tendrán como punto de referencia el Instrumentum laboris, pero «no es una receta lista para acompañar a los jóvenes a la fe y a la plenitud de vida, ni una solución pre-envasada a las muchas cuestiones que la escucha pre-sinodal ha suscitado», dicen desde el Vaticano.

De hecho, «todas las funciones y procedimientos están regulados para facilitar al máximo el debate y el intercambio de puntos de vista entre los padres sinodales, a fin de poner de relieve la riqueza de las voces de las Iglesias dispersas por todo el mundo», explicó el subsecretario del Sínodo de los Obispos, monseñor Fabio Fabene, en referencia a la nueva Constitución Apostólica que regula las asambleas sinodales.

Vatican News / J. C. de A.