Ayer, hoy y siempre - Alfa y Omega

¡Hace ya 100 años! Verano de 1920. Un grupo de vecinos, «previa convocatoria amistosa», comienzan a reunirse en una casa particular «con el objeto de llevar a cabo la constitución de una sociedad vinícola local, por exigirlo el desarrollo que en los últimos años ha adquirido el cultivo de la vid en la localidad de Miguel Esteban». La iniciativa de estas reuniones la encabezan tres personas y, entre ellas, llama la atención el nombre de don Antonio Hualde y Malla, que ejercerá como presidente interino de la sociedad Nuestra Señora de El Carmen. Meses después se constituye legalmente la sociedad cooperativa y el presidente interino agradece la confianza depositada en él, pero renuncia a seguir como presidente electo por «no poder aceptarlo en atención a los deberes de su cargo como cura párroco de esta población».

Durante todo el primer tercio del siglo XX, escenas como estas seguro que se iban repitiendo a lo largo de muchos pueblos. Los párrocos y fieles cristianos tomaban la iniciativa para constituir cooperativas agrarias inspiradas en la doctrina social de la Iglesia, al hilo de la Rerum novarum. El objetivo era unificar la producción, elaboración y comercialización de los productos para alcanzar el desarrollo de los pueblos y defender el trabajo y esfuerzo de los pequeños labradores.

Cuando viajamos por esas carreteras encontramos nombres de muchas cooperativas agrarias que dejan huella latente de la labor de la Iglesia o la fe de un pueblo. Nuestra Señora del Carmen, Nuestra Señora de la Antigua, Nuestra Señora de la Paz, Nuestra Señora de la Piedad, Santísimo Cristo de La Humildad, Virgen de la Viñas, Jesús del Perdón… y, cómo no, san Isidro, patrón de los agricultores.

Hoy, esta labor, fomento de la economía social, sigue siendo necesaria en muchas partes del mundo y allí, como siempre, está el trabajo de muchos hombres y mujeres comprometidos con su fe, que buscan y promueven el desarrollo personal y económico de los pueblos que más lo necesitan. Trabajan constituyendo o ayudando en la consolidación de multitud de cooperativas.

Matías Lucendo Lara
Laico de la parroquia de San Andrés Apóstol.
Miguel Esteban (Toledo)