Ataque islamista a las familias de los mártires coptos

Al menos seis cristianos coptos han resultado heridos en un ataque de una horda de musulmanes a la iglesia de Al-Our, en Egipto, lugar de nacimiento de 13 de los 21 mártires coptos ejecutados por el ISIS en Libia…

Colaborador

Al menos seis cristianos coptos han resultado heridos en un ataque de una horda de musulmanes a la iglesia de Al-Our, en Egipto, lugar de nacimiento de 13 de los 21 mártires coptos ejecutados por el ISIS en Libia el pasado mes de febrero

Según informa International Christian Concern, al menos seis coches llenos de extremistas islámicos armados, junto a un centenar de miembros de la comunidad local, atacaron la iglesia de la Virgen María, en Al-Our, el pueblo egipcio en el que nacieron 13 de los 21 mártires coptos asesinados por el ISI en febrero.

«Entraron en la iglesia disparando y arrojando piedras y ladrillos –relata uno de los testigos–. Destrozaron la cruz, destruyeron el suelo de la iglesia y rompieron las ventanas». Al menos seis cristianos resultaron heridos durante el ataque.

El ataque tuvo lugar en la semana en la que los coptos recordaban los 40 días desde que sus familiares y amigos habían recibido el martirio en las playas de Libia, donde habían emigrado en busca de trabajo.

Además de la iglesia, los fanáticos apedrearon también la casa de Samuel Alham Wilson, uno de los cristianos asesinados por el ISIS. Su hermano Bebawy, ha confesado a International Christian Concern que, «después de la oración de los viernes, los musulmanes atacaron nuestra casa. Yo estaba en casa con mi mujer, mi madre y las esposas de mis hermanos; ellos estaban en ese momento en la iglesia. Yo cerré con llave la puerta de nuestra casa, y ellos la apedrearon desde fuera». Sólo después de dos horas, la policía hizo acto de presencia, cuando la turba ya se estaba dispersando.

El sábado, la diócesis de Samalaout, organizó una celebración en memoria de los mártires coptos, «pero yo no pude ir –relata Beshir, hermano de dos de los mártires, Bishoy y Samuel–, porque tuve que quedarme en casa a defender a mi familia».