Asesinado el capellán de la comunidad católica francófona en Berlín - Alfa y Omega

Asesinado el capellán de la comunidad católica francófona en Berlín

El sacerdote congoleño Alain-Florent Gandoulou, capellán de la comunidad católica francófona de Berlín, ha sido asesinado este jueves 22 de febrero

Redacción
El sacerdote congoleño Alain-Florent Gandoulou, capellán de la comunidad católica francófona de Berlín, asesinado. Foto: http://www.cameroononline.org/

El sacerdote congoleño Alain-Florent Gandoulou, capellán de la comunidad católica francófona de Berlín, ha sido asesinado este jueves 22 de febrero. Según la información divulgada por las autoridades y difundida por la Agencia Fides, se produjo una discusión violenta en la oficina del sacerdote. Posteriormente, alguien llamó a la policía. Al llegar, los agentes encontraron el cadáver de Gandoulou. La policía ha arrestado a una persona sospechosa del asesinato, aunque todavía se desconoce la motivación del crimen y cómo se produjo.

El vicario general de la diócesis de Berlén celebró el domingo una Misa en sufragio de Alain-Florent Gandoulou en la misma iglesia en la que solía oficiar el sacerdote congoleño y en la que se reúne la comunidad católica francesa todos los domingos. El funeral se celebrará en Brazzaville –capital de la República del Congo–, una vez que el cuerpo sea repatriado.

El cura asesinado pertenecía a la Archidiócesis de Brazzaville, donde había sido ordenado en 1991. Fue enviado a Alemania en 1997, donde permaneció unos años antes de ser transferido a Francia. Hace algunos años regresó a Alemania como capellán de la comunidad francófona. La parroquia francófona de Berlín existe desde 1945, primero como parroquia militar. En 1994 se convirtió en parroquia civil y acoge a todos los católicos francófonos de Berlín y de la región.

«Católicos francófonos de la diócesis de Berlín, belgas, canadienses, franceses, de las islas del océano, de Suiza, procedentes de varios países africanos, e incluso alemanes u otros europeos de habla francesa, que vivimos en Alemania desde hace mucho tiempo o desde hace poco, en esta región de Brandenburgo o en Berlín, sabemos que en la Iglesia no hay extranjeros, estamos en casa. La diócesis de Berlín nos da la bienvenida y nos ayuda sosteniendo nuestra comunidad, nuestra parroquia, nuestra necesidad del Evangelio», había escrito Alain-Florent recientemente en la sede de la capellanía.

Agencia Fides/Alfa y Omega