Apostolado de la Oración: un año al ritmo de Su corazón - Alfa y Omega

Apostolado de la Oración: un año al ritmo de Su corazón

El Apostolado de la Oración en España lanza este martes la iniciativa 365 días latiendo al ritmo del Corazón de Jesús, «para ayudar a los cristianos a configurarse con los sentimientos del Corazón de Cristo y llevarlos a la misión en compasión por el mundo»

Juan Luis Vázquez Díaz-Mayordomo
Foto: AFP Photo / Orlando Sierra

La Red Mundial de Oración del Papa en España, el llamado Apostolado de la Oración, inicia este martes una nueva propuesta para ayudar a quienes desean vivir más estrechamente unidos al Corazón de Jesús y desean formalizar su entrega personal y su compromiso.

Así, el proyecto 365 días latiendo al ritmo del Corazón de Jesús ofrece cada día una cita de diferentes santos y personas de Iglesia en referencia a esta devoción, acompañada de una imagen y de una breve oración para la meditación personal. Junto a ello, la iniciativa se apoya en una revista digital y una newsletter diaria, y se difunde mediante grupos de WhatsApp, así como a través de Facebook y Youtube.

Para David Fornieles, coordinador del Movimiento Eucarístico Juvenil, la sección joven del Apostolado de la Oración, la iniciativa responde «a algo que está en lo más profundo de nuestro ADN: el compromiso por difundir la devoción al Sagrado Corazón de Jesús de todos los modos posibles».

Si en junio el Apostolado de la Oración organizó una peregrinación virtual recorriendo la presencia del Corazón de Jesús en toda España, «ahora en Adviento y coincidiendo con la intención del Papa para este mes, nos pareció un buen momento para proponer que nuestro ritmo diario de oración durante el año litúrgico que comienza y nuestra relación con Jesucristo estén basadas en esta devoción», afirma Fornielles.

Para el coordinador del Movimiento Eucarístico Juvenil, se trata de «poder latir al ritmo del corazón del Señor y llegar a identificarnos con sus sentimientos, vivir lo que sentía y siente Jesús, y que esa cercanía con él nos lleve de alguna forma a poder experimentar la compasión por el mundo, y llevar la misericordia a nuestro día a día».