¿Y si leemos más y mejor al Papa? - Alfa y Omega

¿Y si leemos más y mejor al Papa?

Alfa y Omega

La semana pasada, el Papa dirigió una carta al presidente de los obispos mexicanos, Rogelio Cabrera López, por el bicentenario de la independencia. Sostiene Francisco que es «una ocasión propicia para fortalecer las raíces y reafirmar los valores que los constituye como nación», algo que pasa por ver «tanto las luces como las sombras», e igual que hicieron sus antecesores pide «perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización». 

En el texto de apenas un folio, en el que también critica la persecución religiosa del siglo XX y valora la gran devoción a la Virgen de Guadalupe, no hay cuestionamiento alguno del descubrimiento de América ni de la evangelización llevada a cabo por España, como publicaron algunos medios y se apresuraron a criticar varios políticos. La polémica suscitada, completamente artificial, no es sino otro intento de manipular las palabras de Francisco, de retorcerlas para usarlas en esa refriega política que también denuncia Fratelli tutti. Convendría leer más y mejor al Sucesor de Pedro y, sobre todo, caer en la cuenta de que el cristiano no sigue una ideología, sino a Jesucristo.