Viganò da más detalles sobre la reforma de la comunicación del Vaticano

Alfa y Omega
Dario Viganò

Monseñor Dario Edoardo Viganò, prefecto de la Secretaria para la Comunicación del Vaticano ha participado en un encuentro de comunicación organizado por la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil.

Viganò disertó en la jornada inaugural, que se produjo este miércoles, sobre el tema Educar para la Comunicación.

Antes de su intervención, Radio Vaticana entrevistó al prefecto y le preguntó por el estilo comunicativo del Papa y por la reforma de los medios vaticano:

¿Cuál es la característica de la comunicación del Papa Francisco?

El Papa Francisco tiene una capacidad de redefinir los códigos y las formas de comunicación; de usar con creatividad –por tanto abandonado la convencionalidad– las historias, en particular el uso de las parábolas y de las metáforas, porque justamente este modo de narrar facilita la relación con el otro, reduce la distancia, hace del interlocutor una persona con el cual entrar en dialogo y en proximidad.

No nos olvidemos que la modalidad narrativa del Papa Francisco tiene siempre un resultado muy pragmático, es decir, no es jamás autorreferencial, sino más bien quiere ser una provocación para producir un efecto en el plano concreto de la vida. De algún modo quiere ofrecer la ocasión para que alguien, sabiendo alguna cosas más, encontrando el Evangelio de la misericordia, pueda también cumplir en la propia vida gestos y caminos de misericordia.

¿[Cómo va la reforma de los medios vaticanos]?

La reforma está ya bien encaminada y esto gracias también al hecho de que las personas involucradas en los diferentes sectores del sistema comunicativo de la Santa Sede son personas de alta profesionalidad, y sobre todo con una actitud realmente eclesial, de servicio al Santo Padre y a la Santa Sede. Por lo tanto el camino va muy bien y este año tenemos la gran esperanza de hacer nacer el nuevo portal comunicativo de la Santa Sede: un sitio que agrupe a las redacciones de lo que era Radio Vaticana y las redacciones del Centro Televisivo Vaticano. Será un portal multimedia y multilingüe. Será justamente esta nueva estructura la que permitirá, de una parte, una información coherente de la Santa Sede –no monolítica y mucho menos homogénea–; junto a la capacidad de diferenciar, cada una de las redacciones respecto a los usuarios de cada país, con algunos aspectos más significativos de los demás. Esto es lo que deseamos hacer y estoy seguro que lo lograremos.

[…] Se pasa de un sistema de comunicación en el cual cada uno pensaba un poco en sí mismo […], a un sistema comunicativo que responde sobre todo a la Santa Sede: comunicar el Papa, su magisterio, sus gestos, el trabajo de los Dicasterios romanos a lo que es la Iglesia extendida por todo el mundo. Y así juntos hacer emerger iniciativas particularmente significativas de algunas Iglesias, para ponerlas en circulación para que todas las demás Iglesias puedan conocerlas y tal vez del conocimiento de una experiencia pueda nacer una experiencia semejante o de todos modos pueda generar una experiencia útil.

¿Es posible ser un estímulo para las realidades locales?

No, es necesario que las realidades locales sean ese estímulo y sean estimulantes, justamente porque la Iglesia está hecha así. Es una Iglesia que tiene juntos un caleidoscopio de personas, un conjunto de colores, proveniencias y propuestas. La Iglesia es justamente esta variedad y en esta variedad existen las Iglesias. Y la Iglesia de Roma no es la síntesis de todas las Iglesias, es la que preside en la caridad a todas las Iglesias, es decir, que pide a cada Iglesia ser ella misma, con su especificidad y dentro de un camino común que es aquello de la gran tradición de la Iglesia, de la Sagrada Escritura y del Magisterio.

Alfa y Omega