Una violencia como la de Somalia «no tiene sitio en este mundo» - Alfa y Omega

Una violencia como la de Somalia «no tiene sitio en este mundo»

Mientras varios obispos denuncian la masacre ocurrida en Mogadiscio este sábado, un experto del Institute of Global Studies lo vincula al conflicto entre Arabia Saudí y Qatar

Alfa y Omega
Foto: AFP Photo/Mohamed Abdiwahab

Mientras varios obispos denuncian la masacre ocurrida en Mogadiscio este sábado, un experto del Institute of Global Studies lo vincula al conflicto entre Arabia Saudí y Qatar

Casi 300 muertos y más de 200 heridos es el balance provisional del peor atentado de la historia de Somalia, el sufrido este sábado. El Gobierno del país ha acusado de la detonación de un camión bomba con varios cientos de kilos de explosivos en una arteria muy concurrida de un barrio comercial de Mogadiscio al grupo yihadista Al Shabaab. Sin embargo, este grupo yihadista, cercano a Al Qaeda, ha negado estar detrás del ataque.

El cardenal Osoro hizo público un tuit en el que afirmaba: «Oramos al Señor por tantos muertos y heridos en el atentado de Mogadiscio, y pedimos que cambie el corazón de los enemigos de la vida». También el arzobispo de Westminster y primado de Inglaterra y Gales, cardenal Vincent Nichols, expresaba en la misma red social que «una violencia así no tiene sitio en este mundo. Cristo, el príncipe de la paz, nos llama a trabajar por ella en cada tiempo y lugar».

Conexión con el Golfo Pérsico

Luca Puddu, experto en Somalia del Institute of Global Studies, ha afirmado a la agencia Fides que el objetivo del atentado, sean quien sean sus autores, es «debilitar al Gobierno federal de Mohamed Abdullahi, que ya ha sufrido fuertes críticas de la oposición por haber deportado a Etiopía, el mes pasado, a un miembro del Frente Nacional de Liberación de Ogaden, un grupo rebelde que lucha por la autodeterminación de una región etíope poblada en su mayoría por somalíes.

Somalia es un país que en un 99,8 % es musulmán. Para Puddu, es imposible comprender el atentado sin tener en cuenta el actual conflicto entre Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos por un lado, y Qatar por otro. El presidente Abdullahi –explica– «mantiene formalmente una posición neutral, pero de hecho sostiene de forma más o menos abierta a Qatar», que ha financiado su campaña electoral para las elecciones de este año.

En cambio, algunos estados de Somalia, como Puntland y Somaliland apoyan a Arabia Saudí y los Emiratos. Esta división ha creado mucha tensión entre el gobierno federal y los estados, que el 8 de octubre se reunieron para debatir la reforma constitucional totalmente al margen de la administración de Abdullahi.

Alfa y Omega