La sobrina de Charles de Gaulle, cerca de la santidad - Alfa y Omega

La sobrina de Charles de Gaulle, cerca de la santidad

José María Ballester Esquivias
Foto: Nelson Minar

El pasado 25 de octubre también se conmemoró el centenario del nacimiento de Geneviève de Gaulle (1920-2002), sobrina carnal del general. Hija de su hermano mayor, es protagonista, por sí misma, de una notable trayectoria espiritual y humanitaria. Siendo una joven estudiante, en plena Segunda Guerra Mundial, con su tío dirigiendo la Resistencia desde Londres, y condenado a muerte por el régimen de Vichy, podía haber considerado su apellido como un motivo irrebatible para esconderse y no significarse. Sin embargo, optó por la opción contraria, comprometiéndose plenamente y desde el inicio con la Resistencia interior. En Rennes, donde estudiaba Historia, participó en pequeñas acciones contra el ocupante, como el arranque de carteles oficiales alemanes o el robo de un guion nazi en un puente. Al año siguiente, aprovechó su traslado académico a París para elevar el listón de su empeñó en los grupos Musée de l’Homme y Défense de la France. Le encargaron nada menos que funciones de reconocimiento y contraespionaje.

Estuvo operativa hasta el 20 de julio de 1943, día en que, traicionada por quien creía que era un aliado, fue detenida por la Gestapo, que la mantuvo presa en Francia hasta que en febrero de 1944 fue deportada al campo de concentración de Ravensbrück. Himmler en persona ordenó posteriormente su aislamiento para poderla utilizarla como moneda de cambio. No fue necesario. La grandeza moral de Geneviève de Gaulle una vez recobrada la libertad no consistió en comercializar su apellido y vivencias, sino en utilizarlo para fundar en 1964, junto al sacerdote Joseph Wresinski, ATD Cuarto Mundo, hoy en día una de las entidades más eficaces en la lucha contra la pobreza urbana. Como subraya la historiada Frédérique Néau, todas las actuaciones de Geneviéve «se hicieron en nombre de Cristo». Y añade, por decirlo con santa Teresa, «su fe era una inmensa morada interior». Resulta difícil entender que su causa de beatificación no prosperase por la ausencia de  un postulador.