Una capilla para rezar por los periodistas

El arzobispo de Madrid inauguró el martes el oratorio de la Fundación Crónica Blanca de jóvenes comunicadores, situada en el Paseo de la Castellana 175, 5º izda. Monseñor Osoro recordó durante la homilía a los profesionales de la comunicación presentes que «el gran comunicador que es Jesucristo nos enseña con su vida a acercarnos a la gente, a mostrar que nadie puede ser descartado», y ese, aseguró, es el papel del periodista

Cristina Sánchez Aguilar

La sede, que hasta ahora contaba con un espacio para celebraciones litúrgicas pero no tenía al Santísimo reservado, se convirtió ayer en un lugar «con la presencia constante de Dios», explicó monseñor Osoro durante la celebración, acompañado por el director de la Fundación, el sacerdote Manuel Bru, y el vicario de la zona VIII, el padre Ángel Camino. La institución, añadió el arzobispo, «será a partir de ahora la mejor agencia de viajes y noticias, porque desde Dios se puede estar con todos los hombres y mujeres de todos los lugares del mundo».

La Fundación Crónica Blanca, que lleva más de una década formando a jóvenes comunicadores desde la Doctrina Social de la Iglesia, «enseña a los profesionales a estar en las necesidades reales de la gente, iluminando la realidad, dando la noticia más grande que un ser humano tiene que saber: que no está solo, que es hermano de todos», afirmó el arzobispo. Por eso, pidió «dejar al Señor presente, para que el gran comunicador que es os acompañe y enseñe a hacer la verdadera comunicación, la más necesaria para los hombres». Concluyó recordando a los asistentes que «no vale cualquier cosa para hacer en este mundo, para construir la familia que el Señor ha venido a hacer. Se trata de poner lo mejor de nuestra vida a disposición de los demás».

Fue en una visita a la sede del propio don Carlos, el pasado mes de marzo, de dónde surgió la idea de que la capilla de la Fundación se convirtiese en un oratorio con presencia eucarística. Este oratorio estará dedicado especialmente a la oración por los todos los implicados en el proceso mediático, tales como profesionales periodistas, técnicos, administrativos, empresarios, autoridades públicas y usuarios. De hecho, durante la Misa se pidió específicamente por todos los comunicadores en situación difícil, especialmente por los tres periodistas españoles desaparecidos desde hace 10 días en Siria.

La Fundación Crónica Blanca ha contado con la colaboración de la parroquia de San Cristóbal de Boadilla del Monte, que ha regalado para el nuevo oratorio el altar y el ambón; con la parroquia de San Jerónimo el Real de Madrid, por el copón y los reclinatorios; y con la parroquia de San Isidro y San Pedro Claver –también de Madrid– por el sagrario. La Fundación Mater Mundi ha costeado los gastos del encerramiento y acondicionamiento.