Un Congreso de Evangelización para crear «misioneros arriesgados» - Alfa y Omega

Un Congreso de Evangelización para crear «misioneros arriesgados»

Más de 3.000 personas participan en el Congreso de Evangelización que ha acogido el Cerro de los Ángeles este fin de semana

Redacción
Foto: Diócesis de Getafe

Más de 3.000 personas participan en el Congreso de Evangelización que ha acogido el Cerro de los Ángeles este fin de semana

«Estos días han sido una verdadera y bella manifestación de la Iglesia, con sus familias, jóvenes, carismas y ministerios», afirmó este domingo el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, al clausurar el Congreso de Evangelización que ha acogido este fin de semana el Cerro de los Ángeles, en conmemoración de los cien años de la consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús.

Más 3.000 personas han participado durante dos días en ponencias, talleres, conciertos y diferentes actividades marcadas por la urgencia de la evangelización. A todos ellos, el obispo ha pidió ser «discípulos misioneros arriesgados, con una identidad clara, fortalecidos por la oración y la práctica de los sacramentos, y audaces en la evangelización por Cristo».

El encuentro contó también con la presencia del cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, quien destacó que «no se evangeliza si no se está enamorado de Dios», y afirmó que el misterio del Corazón de Jesús «no es accesible para todos», porque la dureza de corazón de no pocos «les impide reconocerlo. Jesús se refiere a los que lo han recibido con una categoría sorprendente: los pequeños. ¡Qué sorprendente paradoja: lo más grande solo es accesible a los pequeños! Son los que el Papa Francisco llama “los santos de la puerta de al lado”. Ellos son nuestros primeros maestros».

El arzobispo de Barcelona también destacó la «sencilla profesión de confianza» de la oración En Vos confío, que «nos devuelve la luz y es también una invocación de descanso, un descanso que brota de la confianza ilimitada de nuestra fe».

Por su parte, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, afirmó que «todos los que hemos asistido a este congreso estamos llamados a unirnos a la Pasión de Cristo, y tenemos que hacerlo siguiendo el ejemplo maternal de María, que nos enseña a vivir con plena entrega y nada de voluntarismo, en santo abandono, diciendo: “en Vos confío”».

Para monseñor Munilla, «el Corazón de Cristo permite superar la dicotomía entre antropocentrismo y teocentrismo, porque en su centro se unen hombre y Dios», y además es «quien nos envía a evangelizar como Iglesia con su movimiento de sístole y diástole continuo, que hace que el Reinado de Dios se siga extendiendo entre nosotros».

Diócesis de Getafe/Alfa y Omega