«Quien aparta la mirada de los pobres no es cristiano» - Alfa y Omega

«Quien aparta la mirada de los pobres no es cristiano»

En palabras de un teólogo americano, la doctrina social es «el secreto mejor guardado de la Iglesia», pero su potencial transformador es enorme. Francisco regalará a los jóvenes en Cracovia el Docat, una iniciativa de la Fundación YouCat, para animarles a ir «a las periferias» y a meterse «en el fango» junto a los excluidos de la sociedad

Ricardo Benjumea
Dos jóvenes entregan al Papa un ejemplar del Docat el pasado 17 de junio. Foto: Fundación YouCat

«Mi predecesor, el Papa Benedicto XVI, puso en vuestras manos un catecismo para jóvenes, el YouCat. Yo quisiera haceros hoy entrega de un nuevo catecismo, el Docat, que recoge la doctrina social de la Iglesia», escribe Francisco en el prólogo al nuevo compendio para jóvenes, que será presentado el 26 de julio en Cracovia, un día antes de la llegada del Pontífice, en un acto presidido por el cardenal Schönborn, arzobispo de Viena, para el que Francisco ha grabado un vídeo. El día 27 habrá una segunda presentación a cargo del cardenal Tagle, arzobispo de Manila y presidente de Cáritas Internationalis.

Se trata, en palabras del obispo de Roma, «de algo así como un libro de instrucciones que nos ayuda primero a transformarnos a nosotros mismos con el Evangelio, después nuestro entorno inmediato y, finalmente, el mundo entero». El comunismo y el capitalismo han dejado nuestro mundo en ruinas y los jóvenes tienen hoy la tarea de arreglarlo. Para este objetivo Francisco quiere reclutar voluntarios entre los participantes a la JMJ.

El Papa anima a los jóvenes a tomar conciencia de que no necesitan buscar soluciones a los problemas que afrontan las sociedades contemporáneas en ideologías alejadas de la fe, ya que la doctrina social de la Iglesia tiene el poder de transformar el mundo. Para ello les pide pasar a la acción. «Al invitaros a conocer realmente la doctrina social de la Iglesia –afirma–, sueño no solo con grupos que se sienten bajo los árboles a discutirla. ¡Eso está bien! ¡Hacedlo!», escribe. Pero «mi sueño es algo más grande: me gustaría tener a un millón de jóvenes cristianos, sí, mejor a una generación entera, que sean para sus contemporáneos doctrina social andante y parlante. Ninguna otra cosa cambiará el mundo, sino solo personas que, consagradas a Jesús, vayan a las periferias y se metan en el fango».

«El mundo no puede seguir por el mismo camino», les dice el Papa a los chicos y chicas, a quienes desafía a rebelarse contra las injusticias sociales. «En estos días, si un cristiano aparta la mirada de las necesidades de los más pobres de entre los pobres, entonces realmente no es un cristiano».

Ideas de vanguardia para una regeneración cívica

Ediciones Encuentro pondrá a la venta en septiembre el Docat en España. «El texto central es el mismo en las 30 lenguas en que va a ser publicado, pero hemos adaptado las fotografías y las citas para el contexto español y latinoamericano», explica el director editorial de Encuentro, Manuel Oriol.

Al frente del grupo de expertos a cargo de la adaptación ha estado el vicario de Pastoral Social e Innovación de la Archidiócesis de Madrid, José Luis Segovia, para quien este proyecto contribuirá a que «los jóvenes cristianos se den cuenta de que la fe reclama obras que incidan en las personas y en la transformación de la realidad política y económica. Una sociedad nueva es posible» si los cristianos se posicionan «inequívocamente del lado de los empobrecidos» y a favor de «una nueva forma de política y de economía que ponga en el centro a la persona humana y los derechos de los más vulnerables».

El Docat servirá, en primer lugar, para paliar el desconocimiento sobre doctrina social que existe «en la Iglesia en general y entre los jóvenes en particular. El positivismo autista ha afectado también a las ciencias sociales», añade el vicario madrileño. «La economía (que es una disciplina instrumental) se ha desgajado de la política (el arte de buscar el bien común y la justicia social) y ambas se han descolgado de la ética. No hace falta insistir en las consecuencias. Si además olvidamos la dimensión trascendente, todo acaba reducido a un pragmatismo chato que olvida el reino de los fines y el sentido de la vida. La doctrina social es un permanente recordatorio de que la fe cristiana tiene muchas y muy valiosas cosas que decir para que superemos este individualismo propietarista galopante que se ha colado en nuestra cultura. Con la doctrina social la Iglesia se sitúa en la vanguardia de propuestas de ética cívica y oferta de un sentido plenificante para nuestros jóvenes».

Este impulso a la doctrina social es además una demanda de Francisco. A juicio de Oriol, si a Benedicto se le puede llamar «el Papa de la fe» –«por eso quiso regalar a los jóvenes el YouCat»–, «Francisco, en cambio, puede ser visto como el Papa de la acción, de la puesta en práctica de esa fe para salir de nosotros mismos, para cambiar el mundo. Por eso quiere regalar a los jóvenes el Docat, para que vivan las consecuencias de la fe, implicándose en reformar las cosas».

Del Docat, «llama la atención la amplitud de los temas que trata, y lo pertinentes que son para juzgar y vivir en esta época incierta pero apasionante en que nos ha tocado vivir. Temas como el amor, la solidaridad, la familia, el trabajo, la economía, la política, el medio ambiente, la paz… son abordados con la importancia que requieren, pero a partir de las preguntas que cualquier joven de hoy se plantea», asegura el director editorial de Encuentro.

Un millón de voluntarios

Tomando como referente el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, publicado en 2004 por el Consejo Pontificio Justicia y Paz, el Docat aborda una amplia variedad de cuestiones, que van desde la familia a la ecología, pasando por las nuevas tecnologías, la pena de muerte, el buen gobierno o las migraciones.

Igual que el YouCat que encontraron en sus mochilas los peregrinos a la JMJ de Madrid 2011, el contenido se presenta en formato de preguntas y respuestas entre gran profusión de ilustraciones. Hay abundancia de citas bíblicas, de santos y Papas, e incluso de personalidades como Bill Gates, J.P. Morgan, Hannah Arendt o Marilyn Monroe. Pero a menudo las citas más impactantes son las del propio Francisco, como la que utilizó en Nápoles, cuna de la Camorra, cuando denunció en marzo de 2015 que «la corrupción apesta, la sociedad corrupta apesta, como apesta un animal muerto».

El libro, escrito originariamente en alemán, será publicado en 2016 en más 30 idiomas. En España, Ediciones Encuentro lo distribuirá en las librerías a partir de septiembre.

Para los impulsores de la iniciativa, igual de importante o más es la aplicación para teléfonos móviles que será lanzada la próxima semana de forma gratuita –aunque inicialmente solo en inglés– para las personas inscritas en la JMJ de Cracovia, y «a un coste reducido» para los demás interesados. Junto al contenido del Docat, esta app, diseñada por la agencia Saatchi & Saatchi, ofrecerá soporte para la creación de grupos de debate juveniles sobre doctrina social, y una serie de retos diarios para su puesta en práctica. Los diseñadores se han fijado como modelo en una exitosa aplicación de nutrición y fitness. Recogiendo el reto expresado por Francisco, los responsables del proyecto aspiran a reclutar a un millón de voluntarios que quieran formar parte del «sueño del Papa» de aquí a la JMJ de 2019.

Cadena de jóvenes en la JMJ de Río 2013. Foto: AFP Photo / Tasso Marcelo

La génesis del proyecto

Al regreso de la JMJ de Madrid, un grupo de peregrinos de EE. UU. envió un correo electrónico a los creadores del YouCat, alabando aquel catecismo que «nos ayuda a entender las enseñanzas de la fe», pero pedían una segunda parte con un enfoque más práctico. «Sería genial saber qué debemos hacer si queremos vivir nuestra fe. Por favor, escribid un Docat», pedían. Así fue como nació el proyecto y surgió el propio nombre.

La elección de Francisco en 2013 supuso un revulsivo. El arzobispo Claudio Maria Celli, presidente entonces del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, animó a los responsables de la Fundación YouCat a emprender dos trabajos que, aseguró, serían del agrado del nuevo Pontífice: una biblia juvenil (el libro finalmente vio la luz en octubre de 2015, con prólogo de Francisco) y un compendio de doctrina social.

Si el YouCat bíblico ha tenido hasta ahora un éxito más bien limitado fuera de Alemania, el Docat ha contado desde el principio con el mecenazgo de la Asociación Católica Alemana para el Comercio y la Administración (KKV), que contactó con un grupo de expertos colaboradores del cardenal Marx, arzobispo de Múnich, ofreciéndose a financiar iniciativas para la divulgación de la doctrina social.

Al frente del grupo de expertos ha estado Peter Schallenberg, quien logró juntar a «muchos colaboradores de distintas escuelas de pensamiento y sensibilidades» para redactar «un catecismo global sobre cuestiones de ética social», explica el sacerdote a este semanario en conversación telefónica. «Inevitablemente –reconoce–, el primer borrador contenía una visión muy europea», por lo que se buscó la opinión de episcopados de otros continentes. Posteriormente el texto se envió a la Conferencia Episcopal Austríaca, y de ahí el documento pasó a Roma, en particular a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Durante el proceso de revisión, se introdujeron referencias a la encíclica Laudato si, publicada en aquellos meses. Varios grupos de jóvenes han desempeñado un papel protagonista en la elaboración de los contenidos, siguiendo la máxima de la Fundación YouCat de que «si quieres hacer algo para jóvenes, tienes que hacerlo con jóvenes»

El segundo de a bordo de Schallenberg, Arnd Kueppers, coautor con el cardenal Marx del libro El capital, destaca la cálida acogida que encontró la iniciativa en el Papa cuando le fue presentado el resultado final en junio. Además de escribir el prólogo, Francisco accedió a grabar un vídeo.

Lo que más llamó la atención del Pontífice –asegura Kueppers a Alfa y Omega– es la dimensión práctica del Docat, que muestra que «la doctrina social de la Iglesia responde a las cuestiones acuciantes de nuestro tiempo en el ámbito social o político de un modo mucho más eficaz que ideologías como el neoliberalismo o un primitivo anticapitalismo». «El problema es solo que, para muchos, la doctrina social es desconocida. Un teólogo americano dijo que la doctrina social es el secreto mejor guardado de la Iglesia». Pero con este proyecto, «estamos convencidos de que será posible acercarla a muchos jóvenes».