Profe, ¿nos explicas el belén? - Alfa y Omega

Profe, ¿nos explicas el belén?

Adornos y belenes en las aulas, christmas por los pasillos, conciertos escolares, rastrillos solidarios, campañas de recogida de juguetes, Reyes Magos invitados por el AMPA… Los colegios e institutos de toda España se preparan estas semanas para celebrar las fiestas de Navidad, en las que el profesor de Religión católica cobra un protagonismo especial para evangelizar en el centro. Porque «explicar el verdadero sentido de la Navidad es la mejor vacuna contra el consumismo y la irresponsabilidad»

José Antonio Méndez
Un grupo de escolares visita los belenes populares de los Patios de Córdoba

María del Carmen es profesora de Religión en un colegio estatal de Andalucía, y estos días prepara los adornos que va a lucir el colegio durante los días previos a la Navidad. Hace una semana, la profesora de Plástica le pidió que participase en su clase para repartir entre los alumnos los diferentes personajes que los chicos y chicas de 3º de Primaria tendrían que hacer con plastilina para colocarlos en el gran belén que se coloca en el vestíbulo principal del centro. Cuando acabó de distribuir los pastores, soldados, lavanderas, reyes magos y demás, una de las alumnas levantó la mano para preguntarle qué era exactamente una posadera y por qué había que poner una posada todos los años en el belén. La profesora de Plástica cedió la palabra a la de Religión, y María del Carmen les explicó el pasaje evangélico en el que la Virgen y san José buscan un lugar para que nazca el Niño, pero sólo encuentran puertas cerradas. Cuando concluyó, otra mano se levantó para preguntar por qué había tantos pastores y por qué eran importantes; otra más para reclamar una explicación sobre el ángel del portal; y una tercera para saciar la curiosidad sobre los soldados romanos y el castillo de Herodes. En poco más de media hora, y ante una audiencia infantil compuesta en buena medida por hijos de familias inmigrantes, gitanas y en el paro, la maestra de Religión explicó por qué es tan importante acoger a las personas que sufren, por qué todo el mundo tiene dignidad aunque ocupe un lugar bajo en la sociedad, por qué el poder y la riqueza no sirven de nada si se es egoísta y violento, y por qué se cantan cosas alegres para celebrar el nacimiento del Hijo de Dios.

El ejemplo no es una excepción. Los cerca de 14.000 profesores de Religión católica que, según la Conferencia Episcopal, hay actualmente en España, se afanan por preparar los adornos y actividades que durante los días previos a Navidad van a llevar a cabo los institutos y colegios estatales, concertados y privados de todo el país, y que suponen una ocasión estupenda para evangelizar desde la cultura.

A los alumnos les encanta

Como explica María Emma González Cantora, Secretaria Nacional del sindicato APPRECE (Asociación Profesional de Profesores de Religión en Centros Estatales), «en estas fiestas, la mayoría de los centros piden la colaboración de los profesores de Religión para participar, e incluso para coordinar, las actividades que tienen que ver con la Navidad. Claro que no faltan los equipos directivos muy radicales que impiden cualquier referencia religiosa en estos días, pero la inmensa mayoría de colegios e institutos organizan muchas actividades, sobre todo porque a los niños, incluso a los inmigrantes musulmanes, les encanta la Navidad y disfrutan con la alegría propia de estas fiestas».

Para descubrir el sentido verdadero

González Cantora también asegura que la participación del profesorado de Religión es esencial dentro del claustro docente, «porque en las actividades navideñas se suelen implicar varias áreas además de la de Religión, como la de Lengua -para hacer cuentos o redacciones-, Plástica y Tecnología -para hacer felicitaciones digitales, christmas, adornos o murales-, o la de Música -para organizar conciertos y recitales de villancicos-. Incluso se implican las familias, que organizan desde el AMPA visitas de los Reyes Magos u otras actividades». Y en todo este proceso, «es clave que el profesorado de Religión recuerde el verdadero sentido de la Navidad, porque explicar la realidad, que además ha estado siempre presente en nuestra historia, no sólo no ofende a nadie, sino que ayuda a vivir estos días con una felicidad más natural y menos artificial».

Vacuna frente al consumismo…

Después de 22 años como profesor de Religión en un Instituto de Orcasur, en Madrid, Jesús Nieto sabe hasta qué punto estas palabras son ciertas. «En Navidad, mucha gente cae en la cuenta de que es importante ayudar a los demás. No es que sea sólo una cuestión de aparentar ser bueno unos días al año, sino que, simplemente, celebrar la Navidad hace que se acuerdan de ello, con independencia de que sean o no creyentes», explica. Por eso, «yo, cada curso, organizo en mi centro un Rastrillo navideño solidario, y lo que recaudamos lo damos a una ONG, que vamos cambiando cada año. En el centro jamás me han puesto problemas, al contrario: esos días, la biblioteca se dedica al Rastrillo y todos los alumnos se implican. Es precioso, porque muchos me preguntan si pueden participar aunque no sean de Religión, y por supuesto que la actividad es para todos». Luego, ya en clase, «es donde mejor podemos explicarles el sentido de la Navidad. Un chico o una chica de 16 o 17 años tiende a vivir estas fiestas como cualquier momento lúdico, y cada vez más familias lo enfocan desde el consumismo o, como mucho, como una reunión familiar. Nuestra labor es mostrarles que la riqueza de estos días está en que Dios se hace uno de nosotros, y por qué es tan importante que Él entre en nuestra vida y nos ayuda a vivir como Él». Así, la gratuidad, la sencillez, la humildad, la alabanza a Dios, el cuidado de los pobres y marginados, el perdón y la alegría del corazón que caracterizan la vivencia cristiana de la Navidad «son la mejor vacuna contra el consumismo y la irresponsabilidad con que muchos viven estas fiestas».

… y frente a la incultura

También la Secretaria Nacional de APPRECE apunta que, «por mi experiencia docente, sé que, a menor nivel cultural de la familia, mayor es el consumismo de los hijos. Nuestro papel como profesores es formar bien a los alumnos, y cuando les explicamos la Navidad, la realidad histórica de Jesús y nuestra historia, al mostrarles por qué lo más importante de estos días se celebra en Nochebuena y no en Nochevieja o Reyes, les estamos ayudando a que no se dejen llevar por el consumo y la incultura». Y ése es, sin duda, el mejor regalo de Reyes.

José Antonio Méndez


En España, hay cerca de 14.000 docentes capacitados para enseñar Religión en Primaria y Secundaria, según la CEE

3.501.555 alumnos pidieron recibir Religión católica el curso pasado, el 65% del total

El 56,5% (3.816.883) de los alumnos de la escuela estatal (pública) la eligen

[w8_toggle margin_bottom=»10px» title=»Evangelizar no es adoctrinar»]

La labor de los profesores de Religión, sobre todo en los centros de titularidad estatal, no está exenta de problemas ni siquiera en Navidad. Como explica la Secretaria Nacional del sindicato APPRECE, «hay centros con directores muy radicales que se oponen a que el profesor de Religión intervenga en cualquier actividad, porque creen que viola la libertad de quienes no creen». Sin embargo, «hace falta ser muy inculto para pensar que hablar del Evangelio y explicar la Historia es adoctrinar», sobre todo porque, «ni en clase de Religión, ni en ninguna de las actividades que su profesor organiza, se obliga a nadie a participar, ni mucho menos a asumir la fe. Todo es voluntario y se hace siempre respetando la libertad de todos los alumnos».

[/w8_toggle]