«No tenemos intención de pelear con Israel, pero están perjudicando nuestros derechos» - Alfa y Omega

«No tenemos intención de pelear con Israel, pero están perjudicando nuestros derechos»

El custodio de Tierra Santa ha ahondado en una entrevista con Vatican News en los motivos por los que han decidido cerrar temporalmente el Santo Sepulcro. «No tiene en cuenta el hecho de que nosotros no trabajamos para obtener ganancias, sino para ofrecer también servicios sociales que alivian» a las personas e incluso «las cargas del municipio mismo»

José Calderero de Aldecoa
El momento de la declaración. Foto: AFP Photo/Gali Tibbon

Por tercer día consecutivo las puertas del Santo Sepulcro continúan cerradas. La clausura de la iglesia en la que se encuentra la tumba de Jesús fue una decisión conjunta tomada por los líderes de las principales confesiones (católica, greco-ortodoxa y armenia) como protesta contra las autoridades nacionales israelíes, por sus planes de aprobar una ley de expropiación, y con el ayuntamiento de Jerusalén, por su plan de cobrar impuestos a los bienes de las iglesias.

El franciscano Francesco Patton –custodio de Tierra Santa–, durante una entrevista con Vatican News, ha querido ahondar en los motivos por los que han decidido cerrar indefinidamente uno de los templos de peregrinación más importante del mundo.

«Hay dos problemas que resolver». En primer lugar, «la cuestión del pago de impuestos con carácter retroactivo por parte de los edificios de las iglesias». Para el padre Patton, esta solicitud «no tiene en cuenta el hecho de que nosotros no trabajamos para obtener ganancias, sino para ofrecer también servicios sociales que alivian» a las personas y también «las cargas del municipio mismo». Si los franciscanos no estuviera en Jerusalén, la ciudad tendría que atender con dinero público toda la labor social y humanitaria que realizan los frailes. Además, «que nuestros presupuestos logren alcanzar el punto de equilibrio al final del año ya es un buen resultado».

Por otro lado, el Gobierno pretende expropiar por ley las tierras en Jerusalén vendidas por las iglesias desde 2010. Sobre muchos de estos terrenos la Custodia de Tierra Santa ha construido casas que posteriormente a puesto a disposición de personas árabes de religión cristiana que de otro modo, ante los continuos obstáculos de los israelíes, no hubieran podido conseguir una vivienda. «Esta propuesta de ley la consideramos discriminatoria ya que tiene la intención de regular el derecho de propiedad, el alquiler y las transacciones solo de los terrenos de las Iglesias», ha explicado Patton.

No tenemos intención de pelear

El franciscano también ha asegurado que con esta decisión «no tenemos ninguna intención de pelear con el Estado de Israel. Tenemos óptimas relaciones y en todas las ocasiones tratamos de cooperar». Sin embargo, se han producido «algunas acciones que perjudican nuestros derechos», ha asegurado el custodio.

«Si hay posibilidad de reunirnos alrededor de una mesa y discutir seriamente, estaremos muy contentos de poder hacerlo juntos. No como comunidades individuales, sino como comunidades cristianas involucradas», ha añadido el fraile.

Para reflexionar

Antes de concluir, Francesco Patton ha asegurado que el «Santo Sepulcro no se puede cerrar para siempre, esto es evidente, pero creo que una molestia como esta contribuye a hacer reflexionar».