«No podemos olvidar a los 400 millones de niños esclavos»

Este 16 de abril se celebra el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. Inmersos en una pandemia mundial, desde solidaridad.net recuerdan que «no podemos olvidar en medio de esta terrible crisis a los 400 millones de niños esclavos»

Alfa y Omega
Foto: AFP Photo/Nicolas Asfouri

Este 16 de abril se celebra el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. Inmersos en una pandemia mundial, desde solidaridad.net recuerdan que «no podemos olvidar en medio de esta terrible crisis a los 400 millones de niños esclavos»

Este año se cumple el 25 aniversario del asesinato de Iqbal Masih, el niño paquistaní que abanderó y dio rostro a la lucha contra esta lacra. Medio lustro después de su muerte, aún existen cientos de millones de niños en condiciones de esclavitud, según denuncian los miembros de solidaridad.net, que han hecho bandera de su organización el recordatorio cada año de la situación de los menores en todo el mundo.

Según el comunicado que publican este jueves en la web de denuncia social, «no se ha planteado acabar con la esclavitud infantil salvo cuándo esta sea menos rentable que la robotización. La infancia empobrecida es tratada como los combustibles fósiles». El cobalto que necesitan grandes multinacionales de las nuevas tecnologías «se paga con la sangre de menores privados de su infancia». Y ponen como ejemplo a las familias de 14 menores muertos por derrumbes en una mina de cobalto de República Democrática del Congo, que «han presentado una demanda en los tribunales estadounidenses contra las principales empresas tecnológicas del mundo en la que denuncian trabajos forzados y abusos perpetrados contra los menores».

Otro de los motivos de la no erradicación de la esclavitud infantil es, aseguran, «la violencia y la guerra en la que están sumidas de forma casi crónica inmensas regiones del planeta». Como ejemplo Venezuela, que «se ha convertido en el país más violento del mundo, con más de 30.000 asesinados en el 2019, la mayoría jóvenes». La violencia también abarca «las periferias de todas las grandes urbes, donde ya habita cerca del 60 % de la población mundial». «Sin perder de vista que hay más de 62 millones de personas viviendo en campos de refugiados. En todas estas zonas, al menos el 50 % son menores».

Desde solidaridad.net recalcan que una de las más importantes consecuencias de la miseria y la violencia es «el fenómeno migratorio de niños y jóvenes sin sus familias».

Alfa y Omega