Ni Facebook, ni Twitter, ni Instagram. «La red social más potente es la familia»

Más de 7.000 personas acudieron a la XXVII Jornada Mariana de la Familia celebrada en el Santuario de Torreciudad y presidida por monseñor Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón

José Calderero de Aldecoa
Jornada Mariana de la Familia en Torreciudad 2017. Foto: Santuario de Torreciudad

Más de 7.000 personas acudieron a la XXVII Jornada Mariana de la Familia celebrada en el Santuario de Torreciudad y presidida por monseñor Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón. «La familia es el mejor ámbito para el servicio y las virtudes sociales que la fe potencia y sostiene», dijo el obispo

Ni Facebook, ni Twitter, ni Instagram. «La red social más potente es la familia, en la que ningún miembro está desconectado». Además, es «el mejor ámbito para el servicio y las virtudes sociales que la fe potencia y sostiene». Lo dijo monseñor Ángel Pérez Pueyo, obispo de Barbastro-Monzón, ante más de 7.000 personas que acudieron este sábado 16 de septiembre a la XXVII Jornada Mariana de la Familia celebrada en el Santuario de Torreciudad.

En este sentido, el prelado hizo un llamamiento «para que todos seamos responsables de cuidar y de proteger a la familia», a la que definió como «el ecosistema donde se percibe el amor sin el que no se puede vivir».

Las declaraciones de monseñor Pérez Pueyo se produjeron durante la Misa que se celebró en la explanada del santuario mariano, erigido en 1975 por impulso de san Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei. Previamente, había tenido lugar la lectura de la Oración de las Familias y las ofrendas de los fieles a la Virgen, entra las que destacó una maqueta del santuario hecha con mondadientes por un enfermo de cáncer de Murcia.

Sínodo de los jóvenes

Durante la homilía, el obispo de Barbastro-Monzón también se refirió al próximo Sínodo de los obispos convocado por el Papa Francisco para octubre de 2018 y en el que se abordará el tema Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional. Monseñor Ángel Pérez Pueyo calificó este encuentro como la «gran oportunidad para que los jóvenes se pregunten por el sentido de su vida» y «se sientan acompañados en sus elecciones vitales».

El obispo aragonés, incluso, lanzó una primera sugerencia para el Sínodo: «La pastoral juvenil debe estar unida a la pastoral vocacional, de forma que los jóvenes encuentren al Señor y pidan luces y consejos para encontrar su opción de vida, con una llamada al sacerdocio, a la vida consagrada y, en su mayoría, al ejercicio de una profesión, desde donde santificar la vida ordinaria, tal como nos recuerda san Josemaría Escrivá».

Educación trascendente

Antes de concluir, Pérez Pueyo pidió a los padres y matrimonios presentes que «faciliten una educación que tenga una dimensión trascendente, que transmitan una fe que ayude a los hijos a superar los retos y dificultades que encontrarán en su vida». En caso contrario, advirtió, «nos lo podrían recriminar, por no haberles dado esa visión, por haber renunciado a una educación que con demasiada frecuencia protagonizan las pandillas y las redes sociales».

Al acabar la Misa tuvo lugar una actuación infantil y el tradicional ofrecimiento de niños a la Virgen por parte de sus padres. Por último, se produjo el rezo del rosario por los soportales del santuario y la bendición con el Santísimo.

Jornada solidaria

Durante toda la jornada se recogieron dos contenedores de productos de higiene elemental donados por los asistentes y que ya han sido entregados al proyecto Maternity, una iniciativa que ayuda a mujeres embarazadas que afrontan su maternidad en situación de soledad o abandono y cuentan con escasos recursos.

J. C. de A.