Macron habla esta tarde con el Papa Francisco por Notre Dame

El presidente francés habla esta tarde con el Papa Francisco tras al incendio que devastó ayer gran parte de la catedral de París. El mandatario ha recibido ya las llamadas de Donald Trump, Ángela Merkel y Antonio Guterres

Alfa y Omega
Emmanuel Macron, en Notre Dame de Paris justo después del incendio. Foto: EFE/Yoan Valat

El presidente francés hablará esta tarde con el Papa Francisco tras al incendio que devastó ayer gran parte de la catedral de París. El mandatario ha recibido ya las llamadas de Donald Trump, Ángela Merkel y Antonio Guterres

El Gobierno francés acaba de anunciar que el presidente de la República, Emmanuel Macron, se entrevistará esta tarde con el Papa Francisco, justo un día después del terrible incendió que ha devastado la emblemática catedral de Notre Dame de Paris.

«El presidente ha recibido numerosas llamadas, nacionales e internacionales, esta mañana», recoge una información de la agencia France Presse que indica que, entre ellos, se encuentran el secretario general de la ONU, Antonio Guterres; la canciller alemana, Ángela Merkel; y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Por la mañana, a primera hora, el Papa Francisco había enviado un mensaje al arzobispo de París, Michel Aupetit, en el que mostraba su deseo de que Notre Dame vuelva a ser «patrimonio arquitectónico y espiritual de París, Francia y la humanidad». «Espero que la catedral de Notre Dame pueda volver a ser, gracias al trabajo de la reconstrucción y la movilización de todos, ese hermoso espacio en el corazón de la ciudad, signo de la fe de quienes la construyeron, iglesia madre de su diócesis, patrimonio arquitectónico y espiritual de París, Francia y la humanidad», escribió Francisco, informa Efe.

En la carta, el Papa se une a la tristeza que en estos momentos aúna a los fieles parisinos, pero también a todos los habitantes de París y a los franceses y destaca sobre todo que el incendio haya ocurrido en «en estos Días Santos, donde recordamos la pasión de Jesús, su muerte y resurreccción». «Este desastre dañó seriamente un edificio histórico, pero soy consciente que también ha afectado a un símbolo nacional muy querido en los corazones de los parisinos y de franceses más allá de sus convicciones. Notre Dame es la joya arquitectónica de una memoria colectiva, el lugar de reunión para muchos eventos importantes, el testimonio de fe y la oración de los católicos en la ciudad», añadió.

Por otra parte, el presidente del Pontificio Consejo de la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, explicó que la Santa Sede aún no ha estudiado su posible colaboración en la reestructuración de la catedral parisina, pero adelantó que podría ofrecer sobre todo apoyo técnico debido a su experiencia en restauraciones en el Museo Vaticano. Ravasi recordó que Francia tiene las capacidades económicas para afrontar una restauración y que Notre Dame es de propiedad estatal y se pagaba por entrar.

Reacciones desde España

Aquí en España han sido muchos –y desde todos los ámbitos de la sociedad: políticos, periodistas, arquitectos, escritores, deportistas…– los que ha reaccionado al incendio de Notre Dame. También desde la Iglesia. Así, el arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española envió una carta al arzobispo de París, Michel Aupetit, donde muestra la comunión y el dolor de todos los obispos españoles . Y añade: «Compartimos el hondo significado que para una diócesis tiene su iglesia catedral. En el caso de Notre Dame, ese sentido se extiende más allá de los límites diocesanos, por lo que ese magnífico templo representa en la historia de Francia y de Europa en sus fecundas raíces cristianas. Al mismo tiempo que expresamos nuestra solidaridad con esa querida Iglesia hermana, elevamos a Nuestra Madre la súplica por la pronta restauración de la catedral y expresamos también nuestra esperanza de que la reparación del templo sea también una llamada y oportunidad para restaurar el templo de piedras vivas de la Iglesia en París, en Francia y en toda Europa».

Alfa y Omega