Los yihadistas asesinan a 31 personas en Burkina, 14 ante una iglesia

Los yihadistas asesinan a 31 personas en Burkina Faso, 14 delante de una iglesia

«Aquí no sabemos si seguiremos vivos por la noche», ha relatado a Ayuda a la Iglesia Necesitada un sacerdote local

María Martínez López
Violencia en Burkina Faso
Soldados malienses realizan maniobras cerca de Uagadugú. Foto: Comando de África de las Fuerzas Armadas de EE. UU.

Al menos 31 personas murieron durante el fin de semana en dos atentados en Bukina Faso. En el pueblo de Bourasso, en el oeste del país africano, 22 personas perdieron la vida y varias resultaron heridas el domingo, informa Europa Press. El sábado, nueve fueron asesinadas en la localidad norteña de Namissiguima.

«La población civil de la comuna rural de Bourasso, provincia de Kossi, en la región de Boucle du Mouhoun, fue objeto de un ataque por parte de hombres armados». Además de la cifra provisional de muertos, «varias personas resultaron heridas y se produjeron daños materiales», señaló en un comunicado el gobernador de la región del oeste del país, Babo Pierre Bassinga. Los heridos están siendo atendidos en el centro médico de Nouna y en el hospital regional de Dédougou.

Sin embargo, la cifra podría ser más alta. Según informa la agencia italiana ANSA, Ayuda a la Iglesia Necesitada ha logrado contactar con fuentes locales que hablan de más de 30 muertos solo en el ataque de Bourasso. «Los terroristas llegaron en motocicleta el domingo sobre las 17, luego se fueron sin hacer nada», contaba un superviviente. «Pero regresaron durante la noche, amenazando» a las personas que estaban delante de la iglesia local.

Los atacantes, que ya habían pasado varias veces por la aldea, «mataron a 14 personas delante de la iglesia», relataba por su parte un sacerdote de Nouna, a 20 kilómetros, que pidió permanecer en el anonimato. Luego continuaron recorriendo el pueblo, donde acabaron con una veintena de personas más. «Estamos aterrorizados, realmente es el caos. Aquí, cuando nos levantamos sabemos que estamos vivos, pero no si lo seguiremos estando por la noche».

Sin gobierno en el 40 % del país

Por otro lado, el Gobierno de la región del norte informó en otro comunicado de que «hombres armados no identificados llevaron a cabo un ataque el sábado en el pueblo de Namissiguima», en la provincia de Yatenga. «En el ataque murieron en total nueve personas, seis voluntarios para la defensa de la patria y tres civiles».

Burkina Faso, liderado por una junta militar desde el golpe de Estado del 24 de enero, ha experimentado en términos generales un aumento significativo de la inseguridad desde el año 2015. De hecho, el 40 % del territorio del país está fuera del control de las autoridades. Esto ha provocado una oleada de desplazados internos y refugiados hacia otros países de la región.

Los ataques, obra tanto de la filial de Al Qaeda como de la de Estado Islámico en la región, han contribuido también a incrementar la violencia intercomunitaria y ha hecho que florezcan los grupos de autodefensa, a los que el Gobierno burkinés ha sumado a «voluntarios» para que ayuden en la lucha antiterrorista.

Reconciliación

Varios países del Golfo Pérsico han condenado los ataques del fin de semana, según Fides. Los Emiratos Árabes Unidos expresaron su «enérgica condena de estos actos criminales» y reiteraron su rechazo a «todas las formas de violencia y terrorismo destinadas a desestabilizar la seguridad y la estabilidad en violación de los valores y principios humanos».

Bahréin reiteró su «solidaridad con Burkina Faso en su guerra contra el terrorismo, haciendo un llamamiento a la comunidad internacional para que intensifique sus esfuerzos en la lucha contra el extremismo y el terrorismo en todas sus formas». Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Kuwait ha subrayado la «postura firme y de principios del país contra la violencia y el terrorismo».

Los ataques, que se producen después de que a mediados de junio otro ataque dejara al menos 86 muertos, se produce en el marco del intento por avanzar en la reconciliación nacional. Se espera que el ex presidente Blaise Compaoré, exiliado en Costa de Marfil desde el otoño de 2014, llegue a Uagadugú a finales de semana para reunirse con las autoridades militares que dieron el golpe de Estado en enero. El domingo, los militares anunciaron la «liberación total» del presidente Roch Kaboré, cuya libertad estaba restringida desde que fue depuesto.