Los obispos piden a los políticos unidad frente a la pandemia

Se muestran «perplejos» por la falta de acuerdo entre administraciones

Fran Otero

«Se nos convoca a la unidad y luego son lanzadas al caminos muchas piedras de división». Esta es una de las frases pronunciadas por el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, para mostrar la preocupación de los obispos por la falta de acuerdos para hacer frente a la pandemia.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la Comisión Permanente, el también portavoz episcopal ha afirmado que los obispos están «perplejos» ante la polémica generada entre administraciones a la hora de tomar medidas concretas para hacer frente a la segunda ola de la COVID-19 tras ser preguntado por la disputa entre el Gobierno estatal y el de Madrid.

No entienden que «ante una situación tan grave no hay acuerdo» y proponen la creación de equipos de profesionales con la suficiente autoridad y criterio que asesoren de forma objetiva a los representantes políticos. «Por favor, logren acuerdos para que los ciudadanos salgamos de la perplejidad y podamos colaborar para contener la pandemia. Es momento para una propuesta de bien común», ha rogado.

Argüello ha manifestado la total disposición de la Iglesia a cumplir las medidas y a colaborar –creen que el criterio más adecuado para la restricciones en templos es el de proporcionalidad– para evitar que el virus se extienda aún más.

Eutanasia, educación y memoria democrática

Al margen del coronavirus, el prelado trasladó otras inquietudes de los obispos en España y que tienen que ver con la legislación sobre memoria histórica, eutanasia y educación. «No se puede mirar para otro lado cuando se pone en juego la vida, la libertad de enseñanza o la justicia social. Nos parece grave que se quiera hacer una enmienda a la totalidad de la Transición», ha añadido.

Sobre la ley educativa, Argüello ha señalado que las enmiendas presentadas por los grupos que sustentan al Gobierno –PSOE y Podemos– «agudizan las cosas que ya nos preocupaban». En concreto, ha manifestado que la iniciativa «disminuye la libertad de enseñanza y cercena la libertad de los padre de educar a sus hijos según sus convicciones».

De la Ley de Memoria Democrática lo que más inquieta a los obispos es la intención que tiene de enmendar algunos aspectos de la Transición y de «escribir una historia oficial» que luego sea «pauta en la enseñanza». En torno a la resignificación del Valle de los Caídos ha defendido que la cruz debe permanecer, pues «es signo de reconciliación, el lugar donde murió una víctima». También la continuidad de la basílica y el culto, por lo que ha estimado que sería necesaria la presencia de una comunidad religiosa que lo haga efectivo.

Al hilo de esta cuestión, el portavoz episcopal ha hecho una reflexión sobre la división en el seno de la Iglesia y la tensión que en ocasiones se produce cuando fe e ideología chocan.

Finalmente, ha vuelto a fijar la postura de la Iglesia sobre la eutanasia: «La buena muerte no nos asusta, la pedimos. Pero una buena muerte es mostrar la cercanía de la gente y suprimir el sufrimiento a través de los cuidados paliativos. En un momento en el que se eleva el cuidado, no podemos prescindir del cuidado de la vida con la eutanasia».

El «gambeteo» de Luis Argüello

Durante la rueda de prensa y tras ser preguntado por sus impresiones tras reunión que él –junto con los cardenales Omella y Osoro– mantuvieron con el Papa Francisco, Luis Argüello contó una pequeña anécdota.

Al saludarlo, afirma el portavoz episcopal, el Pontífice le confesó: «Cuando te jubiles tienes que venir a Roma para formar parte del equipo de fútbol porque gambeteas muy bien a los periodistas».

Más allá de la broma, a Argüello le hizo ilusión el comentario, pues de él se deduce el conocimiento y seguimiento que hace de la Iglesia en España.

Trabajos de la Comisión Permanente

Al margen de los temas de actualidad, Argüello ha informado sobre los trabajos realizados durante martes y miércoles por los miembros de la Comisión Permanente. En este sentido, los obispos han definido las líneas de acción pastoral de la CEE para los próximos cinco años, que estarán marcadas por la situación actual.

Asimismo, han avanzado en el borrador de la Instrucción pastoral sobre el acompañamiento en la muerte y el duelo. Anuncio de la Vida eterna. La celebración e exequias e inhumaciones. La base de este documento serán las «orientaciones pastorales» firmadas por los obispos con motivo de la publicación del Ritual de Exequias y se desarrolla en cinco apartados: el sentido de la muerte del cristiano; el sentido de las exequias cristianas; sentido y significado de la inhumación y de la incineración; normas sobre la inhumación y la incineración; y la pastoral con ocasión de la enfermedad, muerte y exequias de los cristianos.

Rueda de prensa posterior a la celebración de la reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española.