Los obispos de las diócesis de Madrid piden «ejercer el voto responsablemente» - Alfa y Omega

Los obispos de las diócesis de Madrid piden «ejercer el voto responsablemente»

De cara a las elecciones del 4 de mayo, los prelados recuerdan en una nota que «hay bienes que son innegociables», subrayan la «altísima vocación» de la política e instan a «promover con el propio voto la reconciliación, el diálogo y la amistad entre las personas»

Redacción
Foto: Europa Press / J. Hellín

Ante las inminentes elecciones autonómicas, los obispos de la provincia eclesiástica de Madrid –que integra las diócesis de Madrid, Alcalá y Getafe– han hecho pública una nota en la que recuerdan «la importancia de ejercer el voto responsablemente» y en la que instan a los católicos a no «quedarse al margen en la construcción de un mundo mejor».

Para los prelados, esto pasa por «recordar que hay bienes que son indisponibles e innegociables», tales como el derecho inviolable a la vida humana, el reconocimiento y la promoción de la familia fundada en el matrimonio natural, la libertad religiosa o la defensa y la ayuda a los sectores más débiles de la sociedad.

Asimismo, reivindican el valor de la política, a la que definen «como una altísima vocación» y, parafraseando la encíclica Fratelli tutti, como «una de las formas más preciosas de la caridad porque busca el bien común». En este sentido, invitan a «poner en práctica la mejor política: la que, sin estar sometida a intereses materiales, cultiva la amistad social y busca efectivamente el bien de todas las personas, especialmente las más vulnerables».

Por último, instan a los ciudadanos a saberse protagonistas activos, y no meros espectadores pasivos, en la configuración de una sociedad más justa y fraterna. «Ante el riesgo real de fragmentación y confrontación social, invitamos a promover con el propio voto la reconciliación, el diálogo y la amistad entre las personas, aun cuando no compartan la misma concepción del ordenamiento social, ni profesen las mismas creencias», señalan.

La nota concluye con la invitación «a los fieles de nuestras diócesis a rezar por nuestros gobernantes» para «que podamos llevar una vida tranquila y sosegada, con toda piedad y respeto».