Los obispos de EE. UU. recuperan a sus primeros espadas de la era Obama - Alfa y Omega

Los obispos de EE. UU. recuperan a sus primeros espadas de la era Obama

El expresidente del episcopado se hará cargo del Comité para la Libertad Religiosa que se puso en marcha bajo su mandato, mientras que el responsable de darle forma, monseñor Lori, estará al frente del Comité de Actividades Provida

Redacción
Foto: CNS

En el marco de su Asamblea Plenaria de otoño, que concluye este martes en formato virtual, la Conferencia Episcopal de Estados Unidos ha elegido a dos arzobispos con un perfil muy reconocible para puestos que se prevén claves ante la administración del presidente electo Joe Biden. 

El cardenal Timothy M. Dolan, arzobispo de Nueva York, comenzará de forma inmediata su mandato como presidente del Comité episcopal para la Libertad Religiosa, en sustitución de monseñor George V. Murry, fallecido en junio. Por otro lado, monseñor William E. Lori, arzobispo de Baltimore, ha sido elegido para tomar posesión dentro de un año como presidente del Comité de Actividades Provida. 

Dolan y Lori fueron dos de los protagonistas indiscutibles de las relaciones Iglesia-Estado durante el mandato de Barack Obama. Durante tres de esos ocho años, entre 2010 y 2013, el cardenal Dolan fue presidente de la Conferencia Episcopal Estadounidense. En ese mismo período, además, su gestión al frente de la archidiócesis de Nueva York fue reconocida por el Papa Benedicto XVI, que lo creó cardenal en febrero de 2012. 

Contra el mandato de cubrir los anticonceptivos

Fue durante su presidencia cuando los obispos del país decidieron poner en marcha el Comité Ad Hocpara la Libertad Religiosa; el mismo del que ahora se hará cargo Dolan. En 2017, el episcopado votó a favor de convertirlo en un organismo permanente. 

El encargado de ponerlo en marcha y de convertirlo en una de las fuentes más relevantes de la Iglesia en el país frente a la administración Obama no fue otro que quien dentro de un año se pondrá al frente del Comité de Actividades Provida, monseñor Lori. Muchos de los temas a los que tendrá que hacer frente en el ámbito de la defensa de la vida convergen con su experiencia en el ámbito de la libertad religiosa. Así, entre los temas candentes de esos años destacaron el mandato sanitario que obligaba a los empleadores (también a los de ideario confesional) a contratar para sus empleados seguros sanitarios que cubrían la contracepción y fármacos abortivos. 

Otro de los frentes a los que tuvo que hacer frente fue la equiparación de las uniones homosexuales al matrimonio, con las implicaciones que eso llegó a tener por ejemplo para las agencias de adopción y acogimiento católicas que estaban en contra de entregar niños a parejas del mismo sexo, o para los proveedores de servicios que no querían participar en bodas entre homosexuales. Algunos de estos últimos se enfrentaron a juicios por discriminación, mientras que las agencias tuvieron que renunciar en muchos casos a trabajar con la administración.