Los obispos colombianos piden cuidar la institucionalidad y respetar la independencia de los poderes del Estado - Alfa y Omega

Los obispos colombianos piden cuidar la institucionalidad y respetar la independencia de los poderes del Estado

«De no responder unidos a este desafío, nos veríamos más expuestos a transitar los dolorosos y estériles caminos del odio y la violencia», advierten en un comunicado

Redacción
Manifestantes se enfrentan a la policía en el exterior del Palacio de Justicia, en Bogotá
Manifestantes se enfrentan a la policía en el exterior del Palacio de Justicia, en Bogotá. Foto: AFP / Daniel Muñoz.

Tras vivir una semana de oración, análisis de la realidad y trabajo conjunto, en el marco de su CXVI Asamblea Plenaria, los obispos colombianos han dirigido un mensaje al pueblo de Dios en el que plantean sus preocupaciones por la situación social, política, económica y ambiental que vive el país. También han hecho una llamada a la esperanza y al compromiso con la búsqueda de la unidad y el bien común.

En el comunicado, los prelados recuerdan que la construcción de una nación con enfoque de desarrollo humano integral, en la que se pueda vivir en paz, solo es posible con la aportación de todos y desde una «clara opción por la vida, la unidad, la verdad y el bien, hecha a partir de una conciencia ética formada».

Ante el momento vivido en las últimas horas en el país, en el que la tensión entre el presidente Gustavo Petro y la Corte Suprema de Justicia de Colombia sigue en aumento, los obispos hacen énfasis en la necesidad de fortalecer y cuidar la institucionalidad. Afirman que esto es posible si se reconoce y respeta la independencia de los distintos poderes del Estado. «Esto nos permitirá seguir avanzando en la construcción de un proyecto común de país, que inspire las reformas que se proyectan y que se han de realizar en un escenario de valoración de los logros ya alcanzados, de propuesta de los cambios requeridos, en un ambiente de diálogo, consenso y acuerdos, a nivel nacional y territorial», afirman. «De no responder unidos a este desafío, nos veríamos más expuestos a transitar los dolorosos y estériles caminos del odio y la violencia», advierten en el texto.

«Junto a la polarización convertida en estrategia que rompe la unidad, al servicio de intereses que atentan contra el bien común, encontramos el descrédito y la desconfianza en las instituciones; la persistencia de la corrupción, que permea nuestra cultura, y la inoperancia de los sistemas de control del Estado; la falta de articulación de liderazgos interinstitucionales a nivel regional y nacional; la extorsión, el desplazamiento y el confinamiento de comunidades enteras, víctimas de la lucha territorial de diversos grupos armados en conflicto», expresan los obispos.

Al hilo de lo que el cardenal Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, había expresado al inicio de esta semana, afirman que se necesitan espacios de diálogo transparentes, enfocados en la búsqueda de la verdad, que conduzcan al restablecimiento de la confianza y a la consecución de consensos sólidos. Para ello, manifiestan su su disposición a seguir colaborando en las instancias de diálogo que sean necesarias. 

Finalmente llaman «a todas las personas y grupos que ven en la violencia un camino de reivindicación, de aprovechamiento económico, de aplicación de justicia o de solución de los conflictos», a que salgan de este círculo perverso que solo engendra muerte y destrucción.

También este fin de semana la presidencia de la Conferencia Episcopal de Colombia, en representación de todos los prelados, envió una carta al presidente de la Corte Suprema de Justicia, el doctor Gerson Chaverra Castro. En el texto manifiestan su cercanía y solidaridad con todos los magistrados y afirman que la situación actual del país requiere «serenidad, ponderación y magnanimidad para orientar las decisiones y acciones al bien común y a la salvaguarda de la institucionalidad».