La UPSA crea la cátedra Juan de Dios Martín Velasco sobre fenomenología e historia de las religiones - Alfa y Omega

La UPSA crea la cátedra Juan de Dios Martín Velasco sobre fenomenología e historia de las religiones

Ha firmado un convenio con la Diputación de Ávila y con el Ayuntamiento de Santa Cruz del Valle, donde nació el teólogo

Redacción
Eduardo Duque (Diputación de Ávila), Mirian Cortés (UPSA) y Enrique Rodríguez González (Ayuntamiento de Santa Cruz del Valle) posan durante la firma del convenio. Foto: UPSA

La Diputación de Ávila, el Ayuntamiento de Santa Cruz del Valle (Ávila) y la Universidad Pontificia de Salamanca han creado la cátedra Juan de Dios Martín Velasco como marco específico y cualificado de estudio, investigación y divulgación del pensamiento y escritos de su titular sobre fenomenología e historia de las religiones. Esta cátedra es fruto del convenio de colaboración suscrito este miércoles entre el delegado de Cultura de la Diputación de Ávila, Eduardo Duque Pindado; el alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz del Valle, Enrique Rodríguez González; y la rectora de la UPSA, Mirian Cortés.

A través de este convenio, las tres instituciones se comprometen a que esta cátedra favorezca el estudio del pensamiento y escritos de este teólogo, así como otros estudios que estén relacionados con la fenomenología e historia de las religiones, la teología pastoral, la mística y otros ámbitos teológicos a los que él dedicó particular atención. Además, se encargará de apoyar la difusión de la publicación de sus escritos y promover actividades que den a conocer el pensamiento de Juan de Dios Martín Velasco.

La cátedra estará adscrita al Instituto Superior de Pastoral de la Universidad Pontificia de Salamanca, cuya dirección corresponderá al director de dicho instituto, Lorenzo de Santos Martín. A partir del próximo curso académico 2021-2022, iniciará su actividad con congresos, simposios, seminarios y cursos especiales sobre la figura del filósofo, profesor y fenomenólogo de las religiones español.

Tras la firma del convenio, la rectora ha expresado su agradecimiento tanto a la Diputación de Ávila como al Ayuntamiento de Santa Cruz del Valle por apoyar esta brillante iniciativa, así como al Instituto Superior de Pastoral, por promover una cátedra cuya aportación será importante para la teología y para la sociedad.

El diputado de Cultura, por su parte, mostró su satisfacción por promover y fomentar el estudio a través del legado de Juan de Dios Martín Velasco, cuya obra no es lo suficientemente conocida en Ávila. Por último, el alcalde de Santa Cruz del Valle ha tenido unas palabras de recuerdo para su ilustre vecino, del que  ha destacado su legado intelectual y académico, pero también su sencillez y cercanía.

Una fecunda trayectoria

Juan Martín Velasco (Santa Cruz del Valle, Ávila, 1934-Madrid 2020) fue ordenado sacerdote en 1956, en San Lorenzo de El Escorial, diócesis de Madrid-Alcalá, actual archidiócesis de Madrid. Posteriormente, completó su formación teológica y filosófica en la Sorbona de París, en Friburgo de Brisgovia (Alemania), y concluyó con el título de doctor en la Universidad Católica de Lovaina, con una tesis sobre la filosofía de la religión en la obra del filósofo francés Henry Duméry.

A su regreso a España, fue durante un año cura regente en el municipio madrileño de Torres de la Alameda y comenzó a enseñar Filosofía en las universidades de Alcalá, Comillas y el Seminario de Madrid. En 1964 se incorporó como profesor al Instituto Superior de Pastoral donde, en 1971, pasaría a la categoría de catedrático de Fenomenología y Filosofía de la Religión; además, también desempeñó la tarea de director del Instituto Superior de Pastoral (ligado a la UPSA) en tres periodos: de 1973 a 1977, de 1988 a 1999 y de 2001 a 2003. ​

Martín Velasco compaginó su labor docente con la dirección de la delegación de Migraciones de Madrid (1962-1977), con diversos cargos en la organización interna del arzobispado madrileño: rector del Seminario Conciliar (1977-1987), miembro del Colegio de Consultores (1985-1990) y del Consejo Presbiteral (1988-1995), y, tras su jubilación como catedrático emérito en 2004, colaboró como sacerdote adscrito a la parroquia de San Pablo (Vallecas).

Publicó numerosos artículos y libros dedicados a la filosofía y la fenomenología de las religiones y es considerado uno de los grandes teólogos españoles de la segunda mitad del siglo XX. Su legado en forma de reflexiones, libros y ensayos, permiten comprender mejor la vivencia de la fe en la sociedad actual.