«La presencia del Papa Francisco ayudará a despertar a muchos jóvenes para encontrar respuestas generosas al Señor»

Monseñor Óscar Aparicio es el Arzobispo de Cochabamba y Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, el próximo 5 de julio el Papa Francisco viajará a Ecuador y Bolivia y por este motivo ha concedido una entrevista al portal www.infodecom.net, para compartir sus reflexiones sobre lo que significa el gran trabajo y la gran expectativa por la inminente llegada del Papa Francisco

Colaborador

Monseñor Óscar Aparicio es el Arzobispo de Cochabamba y Presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, el próximo 5 de julio el Papa Francisco viajará a Ecuador y Bolivia y por este motivo ha concedido una entrevista al portal www.infodecom.net, para compartir sus reflexiones sobre lo que significa el gran trabajo y la gran expectativa por la inminente llegada del Papa Francisco

Monseñor Óscar, nacido en la sede de Gobierno fue ordenado sacerdote diocesano y a sus 55 años recibirá al Papa Francisco en su ministerio de presidir a sus hermanos obispos y cuando señalamos este hecho él aclara que no es una cuestión de edad sino más bien es Dios que permite que pasen las cosas y él es Dios que llama y elige, «no es una cuestión de méritos míos, a mí me queda simplemente ser aquel que acoge la invitación y decir un , sin demasiadas preguntas, pidiendo que Dios me dé la fuerza para semejante responsabilidad» aclara monseñor Óscar.

Nos comenta que de todos los Papas que él conoció fue Juan Pablo II quien más influyó en su vida, primero en su vocación como joven sacerdote y después como obispo. Comparte la ilusión que tiene de que la visita del Papa Francisco sirva también para hacer florecer nuevas vocaciones en el país, porque en la natural dinámica de tiempos buenos y malos para las vocaciones, últimamente hay menos jóvenes que entregan su vida al Señor desde el sacerdocio o la vida consagrada: «Tengo la esperanza que la presencia del Papa e influirá y ayudará porque nos hará un llamado fuerte y creo que muchos jóvenes se animarán, porque las vocaciones existen pero a veces necesitamos ser más incisivos en nuestras propuestas hacia los jóvenes» afirma y concluye «Pienso que la presencia del Papa Francisco ayudará a despertar a muchos jóvenes a encontrar respuestas generosas al Señor».

Sobre este tema monseñor Óscar nos confiesa sin medias tintas: «es evidentemente que faltan testimonios que entusiasmen a los jóvenes, a veces los mismos sacerdotes están más preocupados en otras cosas y no en lo suyo. Nos falta una pastoral vocacional y creo que la separación entre lo juvenil y juvenil vocacional no nos ha ayudado».

Con carácter afable, va respondiendo las preguntas ¿qué País y qué Iglesia encontrará el Papa Francisco?, le preguntamos; y refiriéndose a la nueva constitución política del estado nos explica que el Santo Padre encontrará «un país en el que están sucediendo procesos de inclusión social, especialmente de sectores tradicionalmente marginados, un país que vive un crecimiento económico, reflejado en los procesos actuales» y continúa explicando: «Bolivia recibirá al Papa ya no como República sino como Estado Plurinacional porque se ha integrado lo múltiple en su nombre, identidad y en su constitución, aunque falta mucho para construir una Bolivia unida para todos los bolivianos».

Pero también aclara que el Papa: «encontrará una Bolivia que tiene profundos problemas en administración de justicia, un hecho reconocido por la sociedad y por el mismo gobierno: la necesidad de una inmediata reforma del sistema, que presenta deficiencias terribles, una justicia corrompida desde raíz y de la población misma desconfía». El Arzobispo también señala que «es necesario una reforma profunda del sistema educativo para tener un mayor progreso».

Características de la Iglesia boliviana

A la pregunta sobre las características propias de la iglesia boliviana que la diferencia de otras iglesias particulares, monseñor Óscar reflexiona diciendo que «Bolivia tiene la característica de ser un país con una religiosidad muy fuerte», y menciona que de hecho el porcentaje de católicos bautizados es el más grande. «Es un país netamente católico, con la gran devoción de un pueblo sencillo» nos asegura y refiriéndose a la crispación con el gobierno que en los últimos años ha sido un tema recurrente señala que: «No se puede negar que hubo momentos de contrariedad, en los último tiempo el Gobierno no ha querido reconocer esa autoridad o prestigio importante de la Iglesia, que tiene tanta presencia y que ha servido como mediadora y facilitadora, y que indiscutiblemente tiene una gran autoridad moral».

La juventud

Otra característica de la iglesia boliviana que viene señalada por el presidente de la conferencia episcopal es la devoción mariana «que es muy grande y está unida al folclore de la música y las danzas».

También nos señala como característica de Bolivia a la extensa población juvenil afirmando: «todavía queda una gran participación de jóvenes dentro de la Iglesia aunque hay parroquias donde la presencia de los jóvenes va disminuyendo».

De las reflexiones que monseñor Óscar nos comparte, podemos intuir que un tema importante para él es la juventud: «Yo veo a la juventud con mucha esperanza y como» nos confiesa, y continúa: «Siempre se ve con mucha esperanza y mucha ilusión a los jóvenes, aunque también es cierto que tienen muchos desafíos y necesitan mucha orientación para conocer profundamente a Cristo, que ofrece el rumbo a nuestras vidas. A veces con tantas propuestas los jóvenes siguen modelos que no sirven».

Sobre el tema del futuro de la juventud Aparicio reflexiona y manifiesta que ve con preocupación el futuro que les tocará vivir. «Son del tercer milenio y les tocará enfrentar muchas cosas, por ejemplo: el cambio climático» afirma y aclara que «tienen problemáticas complicadas y lo mejor que podemos hacer es darles a conocer al Señor porque esto les garantiza enfrentar las situaciones que les va a tocar».

Y al reflexionar sobre el tema de la familia que va muy ligado al tema de la juventud, monseñor Aparicio dice claramente: «los desafíos son los de todo el país y de todo el mundo: hoy quieren cambiar el concepto de familia o de pareja, hay muchos ataques a la familia como institución y como núcleo» expresa.

Por otra parte, refiriéndose a las muchas características que unen a las iglesia particulares de Ecuador, Bolivia y Paraguay, monseñor Aparicio se detienen en sectores marginados: «o sea las periferias que son un aspecto importante para el Papa» y manifiesta: «También está muy remarcado que en estos países existe una fuerte presencia de movimientos indígenas, de grupos que siempre estuvieron presentes pero que ahora por el contexto social están emergiendo nuevamente».

Monseñor Óscar aclara que fue el mismo Papa Francisco que quiso visitar La Paz y nos cuenta que «en realidad fue más una opción suya, el Papa prefirió encontrarse con el Presidente en la Sede de Gobierno» y explica esta opción en estos términos: «el Papa hizo una elección muy clara: tener buena relación con el Estado, con el Presidente. No se trata sólo de una diplomacia entre dos jefes de estado que se visitan, hay una intención muy particular de abrir la puerta del diálogo, de la colaboración, del mutuo respeto. Esto no puede pasar desapercibido, sino que es un gesto muy evidente de hacer lo que la Iglesia ha hecho siempre: ponerse al servicio, en predisposición, en diálogo y en un acercamiento de colaboración. Aunque se nos ha querido hacer ver como la oposición la Iglesia en Bolivia está para coadyuvar y ayudar; y el signo del papa es un signo muy claro de acercamiento».

Aprovechamos para preguntarle ¿con la venida del Papa se abrirá un tiempo de reconciliación? A lo que nos responde:

«Ya hay muchos signos de acercamiento desde el día que se anunció la venida del Papa. Hubo un periodo entre golpes y golpes pero hoy se ha dado mayor diálogo y acercamiento. Esperemos que eso perdure. Hemos propuesto que podamos tener una agenda de temas de tipo social, es decir de la labor que nosotros –como Iglesia– hacemos en los hogares, educación, salud, etc. La intención es llevar adelante esta agenda para atender estos temas; hemos dado pasos adelante e incluso hemos nominado personas que podrían ser los protagonistas de ese diálogo y acercamiento. Aclarando siempre que la Iglesia está para ayudar y colaborar porque no somos una oposición».

Sobre la participación del Papa Francisco en el encuentro de Movimientos Sociales, el Presidente de la Conferencia Episcopal desea aclarar que «no son netamente los movimientos sociales como se entiende aquí en Bolivia con un carácter más político»; y explica: «el Papa entiende estos sectores como agrupaciones que muchas veces están aglutinadas, pero que de alguna manera están marginadas, por ejemplo aquí los canillitas [vendedores de periódicos] o los cartoneros de Argentina. Se trata de este tipo de movimientos sociales que viven marginados y el Papa visitará a los Movimientos Populares en su segundo encuentro (el primero fue promovido por el Consejo Pontificio de Justicia y Paz del Vaticano) pero el Papa viene a visitar a los Movimientos Populares y no a los movimientos».

(www.infodecom.net)

Agencia SIC