Hospitales llenos de arte - Alfa y Omega

Hospitales llenos de arte

El Hospital San Rafael de Madrid se convierte en sede invitada de PhotoEspaña con la obra de Aida Pascual gracias a una iniciativa de la Fundación (H)arte

Fran Otero
La obra de Aida Pascual traslada a un lugar imaginario. Foto: Aida Pascual

Tamara Kreisler tiene dos pasiones. El arte, que le viene de familia, y el tercer sector, hacia el que viró su trayectoria profesional hace más de 20 años con la introducción en España de la Fundación Theodora. Las dos las ha conjugado en un proyecto que quiere sacar el máximo partido al efecto terapéutico del arte. El resultado es la Fundación (H)arte, que creó junto a Silvia Centeno, doctora en Economía. Una entidad que quiere llenar de arte los hospitales.

«Sensibilizadas por la pandemia, convencidas de que el arte es un gran aliado para mejorar el estado de ánimo en los hospitales y con la inspiración de Painting in hospitals, que trabaja en Reino Unido, pensamos que era algo que deberíamos tener en España», cuenta Kreisler a Alfa y Omega. Así que empezaron a trabajar, a mover contactos, y en febrero de 2021 montaron su primera exposición en el Hospital Vithas Aravaca (Madrid), con nueve obras de Ágatha Ruiz de la Prada. Hace unos días colgaron la segunda en el mismo centro, de 13 artistas del Club de las Mujeres (In) Visibles.

Las obras se encuentran en un pasillo con un alto flujo de personas. Foto: Hospital San Rafael

 Este mes han entrado en otro hospital, en el San Rafael, en la capital, que además se ha convertido en sede invitada de PhotoEspaña. En un pasillo del centro de los hermanos de San Juan de Dios se podrá ver hasta el 7 de septiembre Arcadia, un proyecto de la fotógrafa Aida Pascual, «una joven con una calidad extraordinaria», dice Kreisler.

En sus creaciones el ser humano se encuadra en la naturaleza que lo rodea. «Empecé a incluir seres humanos para tener un punto de referencia que me permitiese expresar la grandeza de la naturaleza. Muchas veces no somos capaces de hacernos a la idea de lo sublime que es hasta que no tenemos algo con qué medirla o compararla», explica Pascual. Es en este plano donde se descubren las limitaciones humanas, muy presentes en la pandemia: «Es muy emotivo para mí exponer en un lugar donde, a pesar de nuestra insignificancia y vulnerabilidad, ha habido tanta capacidad de lucha, de sacrificio y tanta fuerza».

Su objetivo es que sus imágenes sirvan, al menos, para distraer a los pacientes, familiares y personal sanitario que pasa cada día por ahí. «Si se imaginan cómo será estar en esos lugares, cuánto frío hacia el día que se hizo la foto, por qué habré puesto ese personaje en un determinado sitio y no en otro, si les transmite algo o les mejora la experiencia de estar ahí por muy poquitito que sea me doy por satisfecha», añade.

El individuo y el paisaje conviven en armonía en su propuesta. Foto: Aida Pascual

Las exposiciones, explica Kreisler, se cambian cada tres meses y, por tanto, se verán cuatro exposiciones al año. Tras el Vithas Aravaca y San Rafael, el objetivo es llegar a muchos más, también públicos, por todo el país. «Llenaría de arte todo lo que me dejen, y por un hospital pasa mucha más gente que por los museos o galerías», agrega.

Ya se han puesto en contacto con ella varios centros sanitarios, así como museos –para exponer réplicas de alta calidad– como el Thyssen o el Museo Sorolla, organizaciones como el Banco Sabadell, que tiene una colección importante, o coleccionistas privados, «con muchas obras que estarán mejor en un hospital que aburridas en un almacén».