Ginebra se fija en las «alternativas a la prisión para mujeres» del padre Garralda - Alfa y Omega

Ginebra se fija en las «alternativas a la prisión para mujeres» del padre Garralda

José Calderero de Aldecoa
Foto: Fundación Padre Garralda

Una delegación parlamentaria de Ginebra ha visitado recientemente la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abierto en Madrid para conocer el trabajo que realizan en el acompañamiento e integración del colectivo penitenciario, especialmente el que desarrollan desde 1995 con mujeres.

Los nueve parlamentarios ginebrinos tienen la intención de trasladar a Suiza un plan de actuación semejante, elaborado a partir de las ideas y recomendaciones recogidas durante la visita a la entidad española.

«Venían a buscar medidas alternativas a la prisión» para las mujeres y les llamó «mucho la atención la profesionalización de los técnicos que estamos trabajando en los diferentes proyectos», explica a Alfa y Omega Chelo Hernández, coordinadora del Área de Mujer e Infancia de la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abierto.

Para Hernández, «la apuesta de la organización por tener equipos interdisciplinares» y «la misión y visión» de la institución –fundada por el padre Jaime Garralda y María Matos en 1978 en favor de la integración de los colectivos más desfavorecidos– inciden directamente en «la reparación vital de estas mujeres, muchas de las cuales han vivido situaciones dramáticas».

Acceso a la formación y al empleo

Durante la visita, los parlamentarios suizos preguntaron sobre el acceso a la formación y el empleo, la atención socio-sanitaria, la reagrupación familiar y la gestión documental, administrativa y legal tanto durante el internamiento como una vez que las mujeres pasan a depender de la fundación.

En el encuentro también se ha subrayado la importancia de contar con un sólido voluntariado y de disponer de los pertinentes recursos de financiación.

Pero «el valor diferencial del tratamiento» se encuentra en «la posibilidad de atender a las residentes de manera individualizada, respondiendo a sus necesidades de manera integral en su camino hacia la normalización», explican desde la entidad.

Los proyectos de acogida

La delegación estaba compuesta por nueve representantes de la Comisión Parlamentaria e Interparlamentaria para el control de la Detención Penal, Legislación y Poder Judicial del Gran Consejo de la República y Cantón de Ginebra, que han querido conocer en profundidad tanto las Unidades Dependientes como los Programas de Acogida de la fundación.

Dentro de las Unidades Dependientes, la organización española desarrolla el programa Borja, cuyo objetivo es «lograr la autonomía personal de las mujeres a través de su empoderamiento en el campo formativo-laboral y biopsicosocial». En este campo, la fundación también desarrolla el programa Ellacuría, que «tiene como finalidad la no separación de los menores de sus madres cuando estos cumplen 3 años (edad límite para estar dentro de un Centro Penitenciaria) y así poder adquirir hábitos y conductas normalizadas de la vida cotidiana que favorezcan su reinserción social y laboral».

En lo que se refiere a los Programas de Acogida, la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos desarrolla los proyectos Strada I, III y IV. Con ellos, trata de «que las mujeres vayan adquiriendo las destrezas necesarias para su vida independiente de las instituciones sociales».