General Jaime Domínguez Buj: «Los puestos de mando y centros de operaciones evolucionarán» - Alfa y Omega

General Jaime Domínguez Buj: «Los puestos de mando y centros de operaciones evolucionarán»

José María Ballester Esquivias
Foto cedida por Jaime Domínguez Buj.

Jaime Domínguez Buj, antiguo jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra, preside en la actualidad la Academia de las Ciencias y las Artes Militares, desde la cual se potencia el estudio de la historia castrense de España. Y también se abordan los retos.

¿Cómo serán las Fuerzas Armadas dentro de 25 años?
El diseño de unas Fuerzas Armadas no se improvisa en una hoja en blanco, es el resultado de un proceso de equilibrar necesidades y posibilidades.

Necesidades: por un lado, lo que se precisa para hacer frente a los riesgos y amenazas; por otro, las necesidades de funcionamiento de las propias Fuerzas Armadas como, por ejemplo, su adiestramiento, los acuartelamientos y bases, el mantenimiento del material, etc. Posibilidades: económicas, demográficas, tecnológicas y un largo etcétera.

Parte de esas variables pueden modificarse aleatoriamente a lo largo del tiempo, por lo que pensar con un horizonte de 25 años es complicado.

¿Por ejemplo?
Con la guerra de Ucrania, la población de Suecia, Finlandia y Dinamarca ha cambiado radicalmente su percepción de unos riesgos y amenazas ya preexistentes y ello está haciendo que soliciten su adhesión a la OTAN.

¿Y en España?
Esa misma guerra ha hecho que los políticos hayan entendido lo que les venían diciendo militares y los estudiosos: con el presupuesto que tienen, las Fuerzas Armadas españolas no pueden atender los riesgos y amenazas que los mismos políticos les han pedido afrontar.

¿Y a grandes rasgos?
La gran evolución seguirá siendo en los puestos de mando y centros de operaciones, pues tendrán que analizar, planear y desarrollar operaciones en los tres entornos tradicionales –el terrestre, el marítimo y el aéreo– y, al menos, en otros dos que ya están plenamente integrados, que son el cibernético y el espacial.

¿Se les agregarán otros?
Hay ya uno que está desarrollándose con fuerza: el dominio cognitivo, que engloba las sensaciones, opiniones y conductas de las personas afectadas por los conflictos de alguna forma, lo que antes se llamaba opinión pública.

Eso, en cuanto a los centros de operaciones.
En cuanto a las unidades, las que ejecuten acciones en los entornos cibernético y aeroespacial, y en los nuevos que vayan apareciendo, tendrán una intensa evolución, difícil de prever. Las destinadas a actuar en los tres entornos habituales –tierra, mar y aire– serán sensiblemente iguales a las actuales, pero estarán dotadas de muchos más medios dirigidos a distancia (drones, vehículos terrestres y embarcaciones) y se beneficiarán de un fuerte apoyo de inteligencia artificial.

¿Para enfrentarse a qué riesgos y amenazas?
La primera prioridad de las Fuerzas Armadas de cualquier país, y por lo tanto de las españolas, es defender su soberanía, su independencia, su modo de vida, ante amenazas externas tanto específicas para España como compartidas con nuestros aliados.

La segunda prioridad es la defensa de nuestros intereses en el mundo (seguridad de españoles en zonas de riesgo, asegurar los flujos de importación y exportación, colaborar en la lucha contra el terrorismo fuera de nuestras fronteras), y la tercera prioridad es contribuir a la paz y seguridad internacionales mediante misiones de paz a las que se unen las de ayuda humanitaria ante desastres naturales o provocados por el hombre.