Entrevista de La Repubblica al Papa: «En las pequeñas cosas está nuestro tesoro» - Alfa y Omega

Entrevista de La Repubblica al Papa: «En las pequeñas cosas está nuestro tesoro»

En estos días de encierro, Francisco ha pedido entregarse a «las pequeñas atenciones que hay que tener hacia quienes están cerca. Hay gestos mínimos, que a veces se pierden en el anonimato de la vida cotidiana, gestos de ternura, de afecto, de compasión, que, sin embargo, son decisivos, importantes»

Redacción
Foto: Vatican Media/REUTERS

En estos días de encierro, Francisco ha pedido entregarse a «las pequeñas atenciones que hay que tener hacia quienes están cerca. Hay gestos mínimos, que a veces se pierden en el anonimato de la vida cotidiana, gestos de ternura, de afecto, de compasión, que, sin embargo, son decisivos, importantes»

El Papa ha sido entrevistado por el vaticanista de La Repubblica Paolo Rodari, quien le preguntó a Francisco por su oración del domingo en Santa María Maggiore y San Marcello al Corso: «He pedido al Señor que detuviera la epidemia: Señor, detenla con tu mano. He orado por esto».

El Pontífice también ha aprovechado la conversación para dar algunos consejos sobre cómo vivir estos días de encierro. «Debemos redescubrir la concreción de las pequeñas cosas, de las pequeñas atenciones que hay que tener hacia quienes están cerca, parientes, amigos. Entender que en las pequeñas cosas está nuestro tesoro. Hay gestos mínimos, que a veces se pierden en el anonimato de la vida cotidiana, gestos de ternura, de afecto, de compasión, que, sin embargo, son decisivos, importantes». Por ejemplo, «un plato caliente, una caricia, un abrazo, una llamada telefónica… Son gestos familiares de atención a los detalles de cada día que hacen que la vida tenga sentido y que haya comunión y comunicación entre nosotros».

Especial importancia le da el Santo Padre al tema de la comunicación. A menudo «las familias en casa comen juntas en un gran silencio que no viene dado por una escucha mutua, sino por el hecho de que los padres ven la televisión mientras comen y sus hijos están en sus teléfonos móviles. Parece que son muchos monjes aislados unos de otros. Aquí no hay comunicación», ha criticado.

Al contrario, el Papa ha pedido que en estos días se descubra «una nueva cercanía. Una relación concreta hecha de atención y paciencia». Y ha añadido: «Escucharnos es importante porque entendemos qué necesita cada uno, sus necesidades, cansancios, deseos. Hay un lenguaje hecho de gestos concretos que debe ser salvaguardado. En mi opinión, el dolor de estos días debe abrirse a esta concreción».

Durante la entrevista, Francisco tuvo un recuerdo especial para el personal sanitario, para los voluntarios y para los familiares de las víctimas. «Agradezco a los que se gastan de esta manera por los demás. Son un ejemplo de esta concreción. Y pido que todos estén cerca de los que han perdido a sus seres queridos, tratando de acompañarlos de todas las maneras posibles. El consuelo debe ser ahora el compromiso de todos».

Finalmente, el Pontífice ha invitado a todos a la esperanza, también a los no creyentes. «Todos son hijos de Dios y son mirados por Él. Incluso quien aún no ha encontrado a Dios, quien no tienen el don de la fe, pueden encontrar su camino allí, en las cosas buenas en las que cree. Puede encontrar la fuerza en el amor a sus hijos, a su familia, a sus hermanos. Uno puede decir: “No puedo rezar porque no creo”. Pero al mismo tiempo, sin embargo, puede creer en el amor de la gente que le rodea y allí encontrar la esperanza».

Alfa y Omega/Vatican news