«En España necesitamos el empuje de una Madre» - Alfa y Omega

«En España necesitamos el empuje de una Madre»

La iniciativa Madre Ven peregrinará, junto a una talla de la Inmaculada bendecida en Éfeso, por todas las comunidades autónomas y gran parte de los santuarios españoles. «Le pedimos a la Virgen que toque muchos corazones»

José Calderero de Aldecoa
La Inmaculada de Madre Ven peregrinó el 2 de mayo por el pueblo aragonés de Utebo. Foto: Juan Tabar

Tras el incendio que arrasó Notre Dame el 15 de abril de 2019, un matrimonio del sur de Francia sintió la necesidad de hacer algo ante la catástrofe y decidieron llevar una imagen de la Virgen en peregrinación por los cinco principales santuarios marianos de Francia. Eligieron cuidadosamente la ruta de tal forma que con el recorrido se trazó una gigantesca M –de María– sobre todo el país galo. Al conocer esta iniciativa, varios laicos vinculados a la diócesis de Getafe se sintieron interpelados por este gesto. «¿Por qué no nos puede estar pidiendo la Virgen algo parecido para España? ¿No querría regalarnos ella también su visita?», pensaron entonces.

A partir de ahí «nos pusimos manos a la obra, pero siempre tratando de discernir si esto era un anhelo de Dios o un anhelo personal de las cinco personas que nos habíamos entusiasmado inicialmente», explica Ambrosio Arizu, uno de los laicos impulsores. «A lo largo de estos meses, el Señor ha ido confirmando que es algo querido por Él». No hay más que ver «cómo ha ido tocando el corazón de las personas», señala. De hecho, a aquel pequeño grupo se han sumando posteriormente otros 2.000 voluntarios.

La versión española de aquella peregrinación francesa se llama Madre Ven, partió el 1 de mayo desde la basílica del Pilar y recorrerá gran parte de la geografía española. «El día 30 de abril los caballeros de la Virgen de la basílica metieron a hombros a nuestra Madre en el templo y Ella se quedó al lado de la Pilarica hasta el mismo 1 de mayo. Ese día, a las 09:30 horas, el arzobispo celebró una Misa y, a continuación, comenzamos formalmente a caminar», detalla el impulsor. 

En estas dos semanas, la peregrinación ya ha recorrido cerca de 230 kilómetros y este mismo jueves se espera que llegue a Pamplona. «En cada diócesis tenemos un responsable que se encarga de organizar la etapa, de difundir la iniciativa y de establecer los turnos para portar a la Virgen», explica Arizu a este semanario tras completar la etapa Tudela-Valtierra. «La acogida en todos y cada uno de los lugares por los que vamos pasando está siendo increíble. La gente sale a la calle a ver pasar a la Virgen, tiran flores y cantan», detalla este laico que, junto con su mujer, son los dos únicos que acompañan constantemente a la imagen y tratarán de realizar la peregrinación a pie al completo.

De esta forma, la Virgen, Arizu y su mujer pasarán por Loyola, Santo Toribio de Liébana o el santuario de Covadonga, y esperan poder llegar a Santiago de Compostela el 25 de julio, momento especial para esta iniciativa, que aspira a rememorar la visita de María al apóstol Santiago al comienzo de la cristiandad para animarle en la tarea de la evangelización. «La idea es que la talla sea recibida por Julián Barrio. Después continuaremos el camino visitando los principales santuarios marianos de España, y terminaremos el 12 de octubre en el cerro de los Ángeles».

Santiago. La primera parte de la peregrinación culminará en Santiago, donde la Virgen se reencontrará con el apóstol

Guadalupe. Otra parada importante será en la basílica de Guadalupe, que está celebrando un año jubilar

El Rocío. El santuario de El Rocío, uno de los principales focos de devoción mariana de España, recibirá a Madre Ven a finales del verano

Covadonga. En junio, la Virgen pasará por el santuario de Covadonga, vinculado a la reconquista de España

Zaragoza. Madre Ven comenzó en el Pilar, donde la Virgen alentó la evangelización de Santiago hace 20 siglos

Cerro de los Ángeles. La peregrinación culminará en el Cerro de los Ángeles, Getafe, «porque nuestra Madre nos lleva siempre al corazón de su Hijo», asegura Arizu

Entre las razones de Madre Ven, Arizu vuelve a referirse al apóstol al que le debemos la fe en España. «¿Tú crees que estamos mejor de lo que podría haber estado Santiago cuando marchaba desolado, desesperanzado, después de haber caminado miles de kilómetros para venir a traer la buena nueva de la Resurrección de Jesús?», se pregunta. Y acto seguido, responde: «Pensamos que por lo menos estamos como Santiago entonces: desesperanzados, que necesitamos de aliento, que necesitamos del empuje de una Madre». «Nada mejor podíamos hacer por España estos días que pedirle a nuestra Madre que viniera. Tampoco nada menos», añade.

En este sentido, Ambrosio Arizu espera que con la peregrinación «se transformen muchos corazones». «Como le gusta decir al Papa, cuando la Virgen nos mira, cuando miramos nosotros a la Virgen, Ella transforma nuestro corazón. Esto es lo que le pedimos, que toque muchos corazones a lo largo de todos los kilómetros que recorrerá por España», explica.

El primer corazón que tocó, sin embargo, fue el suyo. Pero eso fue el principio de esta historia, cuando el grupo impulsor de Madre Ven se quedó prendado de la imagen de la Inmaculada que hay en la capilla de la adoración perpetua del Arzobispado de Toledo. «Salíamos de visitar al arzobispo, entramos a saludar al Señor y nos encontramos con una preciosa imagen de la Inmaculada niña», rememora Arizu. Esta era la Virgen que debían llevar en peregrinación por toda España. Se hizo la petición formal y «el arzobispo nos la ofreció con mucha generosidad», pero «intentamos moverla y era absolutamente imposible». Pesaba demasiado. Así que decidieron copiarla. «Llevamos un escáner para poder registrar toda la imagen, para poder emularla de la manera más fidedigna posible e imprimirla en una impresora 3D». 

Una vez acabada la réplica, el equipo promotor viajó a finales de abril hasta Éfeso, lugar al que, según la tradición, se trasladó María junto al apóstol Juan tras la crucifixión. «Hace más de 2.000 años la Virgen salió desde allí para irse a encontrar con Santiago, para renovarle en la fe, para indicarle el camino de la evangelización. Nosotros llevamos muchos meses pidiéndole a María que venga para que nos renueve como a Santiago. Así que fuimos nosotros hasta allí, a su casa, a reforzar este pedido: Madre ven, te necesitamos», asegura. En Éfeso la talla de la Inmaculada fue bendecida por los capuchinos que custodian la casa de la Virgen y, posteriormente, regresó hasta España para su peregrinación.

Fechas relevantes

13 de mayo. Este jueves la peregrinación recorrerá 19 km. para llegar a Pamplona

21 de mayo. Llegarán a Loyola un día después de la apertura del Año Ignaciano 

1 de junio. Un mes después de comenzar, tras más de 500 km., Madre Ven se encontrará en Cantabria

11 de junio. Parada en Liébana, donde se custodia un lignum crucis

12 de octubre. El día de la Virgen del Pilar, ante la que arrancó la peregrinación, concluirá Madre Ven