El Vaticano abre una oficina permanente y exclusiva ante la OEA - Alfa y Omega

El Vaticano abre una oficina permanente y exclusiva ante la OEA

La apertura es «una prueba de la importancia que el Pontífice confiere a los países de América, en general, y de su cercanía a esta organización, en particular», señaló el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro

José Calderero de Aldecoa
Foto: OEA

El Vaticano ha abierto una oficina permanente y exclusiva para atender los asuntos de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Su responsable será monseñor Mark Gerard Miles, que este lunes presentó sus cartas credenciales ante el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Hasta ahora las cuestiones relativas a la OEA las atendía el observador permanente del Vaticano ante la ONU –cargo que hasta ahora ocupaba el filipino Bernardito Auza–, que compatibilizaba ambas funciones. Pero desde este lunes, Miles será quien ejerza esta función en exclusiva.

Con este nombramiento, el Papa Francisco «ha querido que esta misión permanente sea aún más estable y cercana, estando exclusivamente desde ahora dedicada al trabajo de esta ilustre organización», explicó monseñor Mark Miles.

También es «una prueba de la importancia que el Pontífice confiere a los países de América, en general, y a su cercanía con esta organización, en particular», añadió Almagro, al mismo tiempo que expresó su confianza en que, con la presencia permanente, «podamos trabajar juntos en la defensa de los valores comunes que comparten el Vaticano y la OEA».

En este sentido, el secretario general de la OEA destacó la iniciativa de diálogo interreligioso promovida junto al Papa Francisco, que trata de unir «a los practicantes de la fe católica con los practicantes del judaísmo y del islam en aras de promover la paz y la tolerancia en nuestra casa común, la tierra».

El Estado Vaticano ha sido observador permanente de la OEA desde 1978. Con esta decisión, se une a España, Italia y Francia, que ya cuentan con embajadores asignados exclusivamente a la OEA.