«El tema de la mujer en la Iglesia no pasa por luchas de poder» - Alfa y Omega

«El tema de la mujer en la Iglesia no pasa por luchas de poder»

La comunión eclesial marca el encuentro Mujeres en la Iglesia: el desafío de la sinodalidad

Redacción
Un momento del encuentro virtual. Foto: UMOFC

La Unión Mundial de las Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) y la Academia Latinoamericana de Líderes Católicos celebraron este viernes, 18 de junio, un encuentro virtual con el título Mujeres en la Iglesia: el desafío de la sinodalidad, en el que participaron, entre otros, Nathalie Becquart, subsecretaria del Sínodo de los Obispos. Becquart es la primera mujer en la historia que accede a este nombramiento, y por tanto la primera que tiene derecho a voto en el Sínodo.

Durante el encuentro quiso no obstante manifestar que «además del voto, cuenta la participación de las mujeres en el proceso de redacción del documento final de los sínodos; las mujeres pueden así realmente ofrecer su punto de vista y dar su opinión». Explicó que para el próximo Sínodo, que tendrá una primera etapa diocesana, será fundamental que mujeres y hombres trabajen en reciprocidad, desde el inicio, en sus respectivas diócesis. Y apuntó que habrá formatos sencillos para que todos, sea cual sea su lugar, puedan ser escuchados.

La coordinadora de la red de mujeres de la Academia de Líderes Católicos, Alejandra Segura, puntualizó que «el tema de la mujer en la Iglesia no pasa por lógicas equivocadas de luchas de poder o confrontaciones entre hombres y mujeres, jerarquía y laicos, sino por reconocernos que tanto hombres como mujeres, laicos como sacerdotes, somos parte del mismo Pueblo de Dios que peregrina en esta vida».

A esta idea se sumó Becquart, que apuntó en este sentido la importancia de «redescubrir la primacía del nosotros eclesial para servir al bien común» y enfatizó que es fundamental «escuchar a los jóvenes y a las mujeres y, sobre todo, acompañar y a educar a los jóvenes que buscan un sentido a sus vidas y una identidad».

El arte del acompañamiento

Por su parte, la presidenta general de UMOFC, Maria Lía Zervino, se refirió también a esa comunión cuando aseguró que «estamos aquí para escucharnos, para hablar con libertad, para discernir juntos buscando construir una Iglesia en salida y una humanidad fraterna que cuide de nuestra casa común. Es decir, para vivir precisamente una experiencia de Iglesia sinodal como nos propone el Papa Francisco».

Una comunión que igualmente destacó el secretario general de la Conferencia Episcopal Latino Americana (CELAM), monseñor Jorge Eduardo Lozano. Las mujeres en la Iglesia, dijo, están llamadas a ser «sacramento de comunión, puente que favorece el encuentro, en cuyo vientre se fecunda un nuevo modo de relacionarse y se prioriza el arte del acompañamiento».

El encuentro contó con más de 2.000 participantes de 70 países. Además de los ya expuestos, ofrecieron también su testimonio Sophie Gladima, ministra de Petróleo y Energía de Senegal, que apostó por la educación de los jóvenes, empezando por las zonas rurales y «luchando contra el matrimonio precoz»; y Cristiane Murray, vicedirectora de prensa de la Santa Sede, que contó cómo ha ido evolucionando la presencia y el trabajos de las mujeres en el Vaticano.