El pódcast Artesanos de la fe, premio SPERA: «La música católica no es de sacristía» - Alfa y Omega

El pódcast Artesanos de la fe, premio SPERA: «La música católica no es de sacristía»

El programa que dirige Mario Alcudia ha sido reconocido por su promoción de cantautores y grupos católicos

Fran Otero
Mario Alcudia recibe uno de los Premios Spera en la catedral de Burgos. Foto: COPE

El pasado sábado, en el marco del VI Encuentros de Músicos Católicos Contemporáneos que organizó la Conferencia Episcopal Española (CEE) en Burgos, se entregaron los Premios SPERA de la Música Católica de los años 2019 –lo impidió la pandemia– y 2020. Entre cantautores, grupos y temas galardonados se coló Artesanos de la fe, un pódcast de COPE, por su difusión, precisamente, de la música católica.

Este arte es una de las patas de la producción que dirige el periodista Mario Alcudia junto con los testimonios y los libros. Fue la lectura de un texto del Papa Francisco –que recalcaba la necesidad de comunicar con el corazón (testimonios), la cabeza (libros) y las manos (música)– y el encuentro César Hidalgo, que le abrió a la música católica, lo que propició el proyecto.

Por su programa han pasado artistas de la talla de Martín Valverde, Migueli o Jesús Cabello, ya consolidados, o jóvenes como Paola Pablo, dominicana afincada en Madrid, que además tiene una importante presencia en el mundo digital.

«Uno no se mueve por un premio, pero es un estímulo y un empujón al trabajo bien hecho», afirma Alcudia en conversación con Alfa y Omega. Su intención es que el pódcast pueda servir para crear una mayor sensibilidad hacia los cantantes católicos y sus producciones y romper con los prejuicios. «La música católica no es música de sacristía. Se hace música moderna. Y se puede ser moderno, buen cantante y seguir a Jesucristo, que diría Juan Pablo II», añade.

Calidad y esfuerzo económico

En su opinión, aunque todavía no sea muy conocida y reconocida, la música católica en España vive «una época dorada». De hecho, según detalla, en el panorama latino los españoles suponen un tercio del total de artistas. «Se hace un trabajo de mucha calidad. Y esto no solo tiene que ver con escribir letras en oración o delante del sagrario, sino con un esfuerzo humano, económico y espiritual», constata.

Ahora, el gran reto es que los artistas que han salido a la palestra puedan ver reconocido su esfuerzo y valía e incluso consigan apoyo económico. «Hacer música es muy caro y los católicos somos, en este sentido, un poco rácanos. Queremos que nos la regalen», explica.

Con todo, Alcudia recuerda que hay que tener en cuenta que la música puede llevar el mensaje del Evangelio y «hacer de caja de resonancia» en ambientes donde no se escucha y, de este modo, ser una gran herramienta para la evangelización.