El Papa recibirá al primer ministro del Líbano - Alfa y Omega

El Papa recibirá al primer ministro del Líbano

Saad Hariri lleva sin poder formar gobierno desde el 22 de octubre. La entrevista sigue a la petición del patriarca Raï de una conferencia internacional bajo el auspicio de la ONU

María Martínez López
El Papa Francisco con el primer ministro de El Líbano, Saad Hariri y su esposa Lara, en 2017, durante su segundo mandato. Foto: CNS

El Papa Francisco recibirá el próximo 22 de abril al primer ministro libanés, Saad Hariri. Según informa el periódico libanés Orient le jour, así se lo ha hecho saber el nuncio apostólico, Joseph Spiteri, al mismo Hariri. Fue el mismo político quien solicitó hace dos semanas poder entrevistarse con el Santo Padre. Durante su visita al Vaticano, se reunirá también con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin.

La grave crisis política y económica en la que se encuentra inmerso el Líbano desde otoño de 2019 estará previsiblemente en el centro de ambos encuentros. Spiteri ha negado que exista una iniciativa del Vaticano para resolverla. Pero al mismo tiempo, añade el diario en lengua francesa, ha confirmado la existencia de numerosos intentos de solución.

Uno de ellos es el liderado por el patriarca maronita, Bechara Boutros Raï. Desde hace más de un año, Raï dedica casi sistemáticamente sus homilías dominicales a exigir a los políticos que atiendan a las necesidades de la población, favorezcan la formación de Gobierno, y defiendan la neutralidad del país. Sin decirlo claramente la mayoría de las veces, intenta contrarrestar los intentos del movimiento chiita Hizbulá de interferir en la política libanesa.

El daño de Hizbulá

Sus intentos de arrastrar al país de los cedros al ámbito de influencia iraní lo han alejado del apoyo de los países árabes del Golfo, sunitas. Es, además, uno de los obstáculos que impiden a Hariri formar gobierno. Fue designado para ello el 22 de octubre, después de que su predecesor Mustafá Adib renunciara a seguir intentándolo. La creciente influencia de Hizbulá también ha alejado las inversiones occidentales, claves para salir de la crisis, y frenado las reformas que la comunidad internacional exige a cambio de ayuda económica.

El 7 de febrero, el patriarca dio un paso más y pidió por primera vez que se convocase una conferencia internacional bajo el patrocinio de Naciones Unidas para consolidar los cimientos institucionales y políticos de la nación. Hizbulá rechazó cualquier posibilidad en este sentido. Otros partidos la acogieron favorablemente o al menos no la rechazaron, en el caso de la Corriente Patriótica Libre del presidente Michel Aoun.

El 27 de ese mismo mes 15.000 personas, según el patriarcado, se congregaron ante su sede en Bkerké para apoyar esta propuesta. El 19 de marzo, el nuncio fue recibido por el presidente de la República, Michel Aoun, al que le transmitió la preocupación de la Santa Sede por que cuanto antes se forme un nuevo Gobierno y se pongan en marcha reformas estructurales «sin olvidar la lucha contra la corrupción».