El Papa pide a los catequistas creatividad y que se dejen tocar por la realidad - Alfa y Omega

El Papa pide a los catequistas creatividad y que se dejen tocar por la realidad

Ha recordado que la catequesis «no no es una comunicación abstracta de conocimiento teórico que memorizar», sino «una experiencia»

Redacción
El Papa pronuncia su discurso ante los responsables de catequesis de las conferencias episcopales europeas. Foto: Vatican News

El Papa Francisco ha pedido este viernes a los catequistas que sean más creativos, que encuentren «nuevos alfabetos» para anunciar el Evangelio y no se muestren «cansados y repetitivos». Lo ha hecho durante su intervención en una audiencia con los responsables de catequesis de las conferencias episcopales europeas, informa EFE.

Según ha afirmado, «la catequesis es tradición, pero tradición viva, de corazón a corazón, de mente a mente, de vida a vida» y no «una reliquia histórica». Por tanto, ha invitado a no ofrecer ideas preconfiguradas, sino a dejarse tocar por la realidad y responder con «creatividad».

«O el catequista es libre o no es catequista. O el catequista se deja tocar por la realidad y transmite el Evangelio con una creatividad grande o no es catequista. Pensad sobre esto», ha añadido el Pontífice.

En este sentido, ha recordado sus palabras del lunes pasado en la catedral de Bratislava para recalcar la importancia de usar los nuevos lenguajes y alfabetos para mostrar el Evangelio. «Esto requiere saber escuchar a la gente, escuchar al pueblo al que se anuncia: su cultura, su historia…», ha continuado.

En otro momento de su intervención, ha insistido en que la catequesis «no es una comunicación abstracta de conocimiento teórico que memorizar como si fueran fórmulas matemáticas o químicas», sino «una experiencia de quien aprende a encontrar a sus hermanos allí donde viven y trabajan, porque él mismo ha encontrado a Cristo».

Ministerio de catequista

Así, ha explicado que por este motivo ha instituido –el pasado 11 de mayo– el ministerio de catequista. «Estamos preparando el ritual para la creación de los catequistas. Para que la comunidad cristiana sienta la exigencia de suscitar esta vocación y de experimentar el servicio de algunos hombres y mujeres que sientan más viva la pasión de transmitir la fe como evangelizadores», ha subrayado.

Francisco ha aprovechado la ocasión para recordar a sus catequistas: «Recuerdo con cariño a las dos que me prepararon. Continué mi relación con ellas como sacerdote y, también con una de ellas que aún vive, como obispo. Sentí un gran respeto, incluso un sentimiento de agradecimiento, como una veneración», ha reconocido.